junio 29, 2010

Hasta que la muerte nos separe: un plagio

Lo que sigue es un plagio descarado, o lo sería si no citara la fuente. Se trata de una traducción muy libre que he hecho de un artículo aparecido hace la tira de tiempo de la revista Instinct, que me hizo gracia (el artículo). Total, no creo que se den cuenta nunca de que les he copiado... Ahí va:

Ahora que se celebran orgullos gays a diestro y siniestro, que vuelve a estar de moda practicar el sexo y que países de todo tipo se apuntan a la moda de legalizar las uniones Contra Natura, cada vez son más los alegres muchachos que se animan a probar esa ancestral costumbre hetera que es el matrimonio de por vida. ¿Quieres saber de qué va eso? Aquí tienes una pequeña guía que te dirá qué esperar en cada paso del camino.

1 AÑO
  • Vuestro título: Novio. Da igual que ambos tengáis 48 años. Sois novios. A menos que estéis como una regadera y ya estéis hablando de "maridos" a las dos semanas. En ese caso, bueno, vosotros veréis...
  • Vuestra casa: Probablemente aún en la habitación donde crecisteis. Todavía no habéis salido del armario ante vuestros padres. Pero trabajando en ello, ¿vale? Lo que pasa es que aún no ha llegado el momento apropiado...
  • Vuestro aniversario: Cena en un restaurante que no os podéis permitir. Demasiados regalos. Uno de ellos es un peluche.
  • Vuestras batallas: No habría ninguna si él pudiera dejar de mirar a otros. ¿Por qué tiene que hacerlo si me tiene a mí? ¡A MI!
  • Vuestra vida sexual: todos los días.
  • Vuestro dinero: Los dos tenéis trabajos de mierda y mal pagados. Vuestros jefes son unos capullos. Uno de vosotros probablemente todavía está en el instituto.
  • Vuestros amigos: Son unos perdedores. Gente que conocéis del botellón o de la escuela. En cualquier caso acabaréis perdiéndoles de vista.
5 AÑOS
  • Vuestro título: Novios. Sí, todavía.
  • Vuestra casa: os habéis ido a vivir juntos. Un apartamento destartalado en un barrio cutre. Figuritas de plomo, DVDs de Buffy. Muebles de Ikea.
  • Vuestro aniversario: Habéis impuesto un límite de un solo regalo. Cena en un restaurante que en realidad seguís sin poder permitiros, pero al menos ahora tenéis una tarjeta de crédito a la que cargar la cuenta. Y esos 150 euros, con varios meses de intereses y esas otras cosas que que comprasteis con la tarjeta -mira, necesitabas ese nuevo iPod- se acabarán convirtiendo en 4o0 a la hora de pagar.
  • Vuestras batallas: él no limpia después de usar el baño.
  • Vuestra vida sexual: Una vez a la semana. Algunos tríos, a menos que seáis monógamos tradicionales. En ese caso, uno de los dos tiene un perfil secreto en gaydar que usa para ligar online e intercambiar fotos desnudo.
  • Vuestro dinero: Cuentas bancarias separadas. Es la única cosa en la que aún os comportáis como compañeros de piso. Y seguís sin tener un duro.
  • Vuestros amigos: Montones de amigos solteros que teniendo sexo los unos con los otros en combinaciones cada vez más complicadas e incestuosas.
10 AÑOS:
  • Vuestro título: Compañero. "Novios" cuando los estúpidos heteros que os rodean se confunden acerca de lo que quiere decir "compañero".
  • Vuestra casa: Un apartamento mejor. Os habéis comprado un sofá enorme. Habéis quitado los pósters de películas y ahora coleccionáis cosas que pensáis que os darán dinero en eBay cuando os jubiléis. No os lo dará.
  • Vuestro aniversario: No hay regalos. Estáis ahorrando para una casa. Cena fuera, pagando en efectivo.
  • Vuestras batallas: Por el dinero. Él tiene un cierto problema con las compras, y a estas alturas tú tienes más zapatos en el armario que los que se podría poner Sarah Jessica Parker en un año.
  • Vuestra vida sexual: Salís juntos a ligar. Bueno, en realidad tenéis un perfil conjunto en gaydar para cuando queréis un tercero (o un cuarto), pero cuando llega la hora de salir de caza uno de los dos es agresivo y predador mientras que el otro se sienta y espera a que le sirvan la presa. Pero os funciona bien. Aún no os consideráis "pareja abierta".
  • Vuestro dinero: Ver "vuestras batallas".
  • Vuestros amigos: Otras parejas. Y os aburrís unos a otros hasta la muerte. Vuestros amigos solteros están hartos de oir vuestros consejos acerca de cómo cazar novio.

15 AÑOS:
  • Vuestro título: Compañero.
  • Vuestra casa: Os comprasteis la casa. Todo vuestro dinero va a parar a la hipoteca. Hace dos años que no vais al cine.
  • Vuestro aniversario: un crucero gay. Os apuntasteis al gimnasio por primera vez en años cuando os comprasteis los billetes, con la esperanza de tener buen aspecto en esos bañadores que todo el mundo lleva en esos cruceros.
  • Vuestras batallas: Ese joven rompecorazones se interpuso entre vosotros en el año 12. Empezó como un ligue que se convirtió en un amigo que se convirtió en algo más profundo. Luego intentó separaros. Al final se dio a la bebida y ahora anda frecuentando Alcohólicos Anónimos.
  • Vuestra vida sexual: Emocionalmente monógamos, sobre todo después del asunto del rompecorazones. Si embargo seguís cepillándoos a quien queréis.
  • Vuestro dinero: Véase "vuestra casa".
  • Vuestros amigos: Las mismas parejas gays aburridas de siempre. Algunas parejas hetero que conocéis del trabajo. Pero nunca vienen a desayunar los domingos.
20 AÑOS:
  • Vuestro título: Compañero. Habéis desistido de intentar explicar la palabra a los heteros.
  • Vuestra casa: Casa en las afueras. Jurasteis que nunca os iríais del centro de la ciudad, pero al final acabasteis vendiendo la casa que tenías por tres veces el valor que tenía cuando la comprasteis y con las ganancias os habéis comprado esta, más barata y con piscina.
  • Vuestro aniversario: Una fiesta en el jardín.
  • Vuestras batallas: Qué película ver.
  • Vuestra vida sexual: No es que hayais abandonado la caza, es que vais más despacio. Ahora teneis sexo vosotros dos solos con razonable regularidad y hay muchos abrazos y mimitos. Y resulta que está bastante bien.
  • Vuestro dinero: por fin le habéis cogido el tranquillo a los bancos y estáis pensando comprar un piso para alquilarlo.
  • Vuestros amigos: chavalitos universitarios con un fetichismo por los "papaítos". Parejas de lesbianas de vuestro equipo de bolos.
25 AÑOS:
  • Vuestro título: Marido. Aunque no hayais pasado por el Registro Civil habeis decidido que da igual.
  • Vuestra casa: El sobrinito gay necesitaba un sitio donde vivir cuando se mudó a la ciudad y ahora está instalado gratis en la habitación de invitados.
  • Vuestro aniversario: Otro crucero gay. Os llevasteis al sobrinito gay y se folló a medio pasaje antes de llegar a la primera isla.
  • Vuestras batallas: Obligar a tu marido a hacer algo de ejercicio y comer sano.
  • Vuestra vida sexual: El sobrinito gay tiene montones de amigos guapos, algunos de los cuales parecen leer por error las palabras "dulce papaíto" escritas en vuestras frentes. No llegan a saber la verdad hasta después de que les habéis invitado a cenar y os lo habéis tirado. Para entonces vosotros ya tenéis lo que buscábais, y para el chaval será una lección acerca de la vida. Unos pocos de ellos seguirán frecuentándoos por las habilidades en el sexo oral que los años de experiencia os enseñaron.
  • Vuestro dinero: Estable. Os acabáis de comprar un teleléfono móvil de última generación por culpa de la crisis de la mediana edad.
  • Vuestros amigos: Cada vez más lesbianas. Una vez que os ven como seres asexuados, empiezan a gravitar hacia vosotros porque ahora sois como ellas.
30 AÑOS:
  • Vuestro título: Mi viejo. Y es verdad.
  • Vuestra casa: Jubilados, habéis vendido la casa y os habéis mudado al apartamento.
  • Vuestro aniversario: Viaje a París.
  • Vuestras batallas: Giran alrededor de vuestras respectivas sorderas.
  • Vuestra vida sexual: Viagra hace maravillas. De hecho, estáis teniendo más sexo ahora que hace diez años. SilverDaddies.com os ha propuesto hacer porno. Os habéis negado, pero os encantó la propuesta.
  • Vuestro dinero: No pensáis en ello. No tenéis niños, así que os lo pensáis gastar todo.
  • Vuestros amigos: Se dedican a morirse.
50 AÑOS:
  • Vuestro título: Vieja Mofeta.
  • Vuestra casa: Un bonito asilo.
  • Vuestro aniversario: El sobrino gay trae a sus amigos para una fiesta y ellos os miran con disgusto por ser gays geriátricos.
  • Vuestras batallas: Cambio de pañales.
  • Vuestra vida sexual: Los libros son menos molestos.
  • Vuestro dinero: Siendo devorado por gastos médicos.
  • Vuestros amigos: Desapareciendo, salvo las lesbianas, que continúan haciendo rafting a los 85 años.

8 comentarios:

Eleuterio dijo...

Ya está, ya me has deprimido para todo el día. Espero que estés conforme...

Qué vida espantosa la descrita.

hm dijo...

jajjajaja, me meo, qué bueno que es. jajajaja

Sr_Skyzos dijo...

Te ríes un montón y luego se te ponen los pelos de punta porque son verdades como puños.

Sufur dijo...

¡Como puños! Yo voy por la parte de los diez años y por ahora se cumple prácticamente todo...

Deric dijo...

qué deprimente!

DiegoC dijo...

¿Hay versión alternativa para los solteros?

caotico_jq dijo...

Dios, dan ganas de abrirse las venas... De todos modos, la perspectiva de los 20 años de pareja no me parece tan mala, bien mirado. Y consuela saber que la versión hetero de este texto sería, seguramente, muchísimo peor.

peritoni dijo...

Vaya tela!, oye nene, que nosotros estamos entre los 10 y los 15 y no nos parecemos en nada de nada: afortunadamente.
No asustes al personal, leñes!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores