enero 06, 2013

La visita de los Reyes

Los cuatro Reyes Magos -Melchor, Gaspar, Baltasar y Floculino- viajaron desde Oriente a lomos de sus briosos camellos, llevándole al niño sus regalos: respectivamente oro, incienso, mirra y unas participaciones preferentes; ese es el motivo por el que Floculino ha sido relegado al olvido, ya no participa en la Cabalgata de Reyes y ha tenido que buscarse la vida como Consejero Delegado en una multinacional que antaño fuera empresa pública.

Desde entonces, la tradición manda dos cosas: en primer lugar, que todo el mundo se pregunte qué demonios es la mirra y para qué sirve; en segundo lugar, que los tres Reyes buenos repitan cada año su exitoso tour repartiendo regalos, ilusión y caries a todos los niños del mundo, si por mundo entendemos España y cuatro pelagatos más. Mientras tanto, Floculino es nombrado presidente del Banco Malo y se toma daikiris en Aruba con unas cuantas fulanas.

La cosa funciona así: si has sido bueno, los Reyes te traerán lo que has pedido, y si has sido malo te traerán carbón, petróleo, gas natural o algún otro combustible fósil con el que hacer frente a la subida de los precios de la electricidad. Si más que malo has sido perverso, los Reyes te castigan con el regalo más temido en estas fechas: unos calcetines.

Nosotros este año hemos sido un poco traviesos y por eso Floculino nos ha robado la paga extra y algún que otro pedazo de nuestras nóminas. En compensación, los otros tres monarcas nos han traído los siguentes sobornos:
  • Una licuadora de extracción lenta para que nos vitaminemos y super-mineralicemos exprimiendo todo tipo de frutas, verduras y hojas tiernas. Hasta ahora, el zumo más raro que nos hemos hecho con ella ha sido el de canónigos, pero el de manzana, zanahoria y jengibre tampoco se ha quedado muy atrás.
  • El recopilatorio de la serie de tiras cómicas "Inside Woody Allen",  ideal para aderezar tardes de neurosis con unas buenas sonrisas.
  • Una suscripción de seis meses a los jugosos contenidos de la página web Titanmen.com, para disfrutar ya sea juntos o por separado en esos momentos en los que uno busca cierto tipo conexión con el Séptimo Arte.
  • Unas camisetas de Torrezno, para difundir castellanismo y colesterol allá donde vayamos.
  • Cortesía de los Reyes Cuñados, un par de packs Smartbox para darnos un homenaje cualquier fin de semana de estos.
  • Y, por supuesto, calcetines.



Para celebrarlo, naturalmente, hemos comido roscón. Dos, concretamente: el roscón casero que preparó mi Santa Madre en Segovia, y que reproduzco a continuación, y otro de la golosa a la par que cántabra pastelería Vega. Es decir: el regalo más duradero de los Reyes es, como siempre, el par de kilos extra que no se irán de nuestras cinturas ni con un exorcismo en toda regla.






2 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Sufur que pila cosas le han traido los reyes majos, yo debo haber sido mas que perverso porque ni calcetines, oiga. La verdad es que lo admito, lo de perverso se me queda bastante corto, pero, ¿y lo bien que me lo paso?, que no me traigan nada los reyes que ya me consigo yo buenos "regalos" ;-)

Besucos.

Agustín.

MM de planetamurciano dijo...

Así que lo de Titanmen es septimo arte...Qué cosas...
Y debe ser cosa de la edad, pero que te regalen calcetines yo cada vez lo veo más oportuno y práctico.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores