febrero 27, 2015

El músico

Seguro que os sabéis esa canción que suena así:
Chuuuun, chun, chunnn, chun, chururún,
(chun-chururún, chun-chururún)
Chuuun, chun, chururú chun chururúuuuun
(chun-chururún, chun-chururún) 
Chuuuun, chun, chunnn, chun, chururún,
(chun-chururún, chun-chururún)
Chuuun, chun, chururú chun chururúuuuun
(chun-chururún, chun-chururún) 
Chuuuun, chuuuuun chuchúuuuuun
Chuuuun, chun, chúruruuuuun
(chun-chururún, chun-chururún) 
Y así sucesivamente. En efecto, todos la habéis reconocido: se trata del tema principal de la serie de tevisión / heptalogía inconclusa / marca de leotardos (ahora también en supositorios) "Juego de Tronos", a.k.a. "A Game of Thrones", a.k.a. "Aquí no queda vivo ni el tato". Es una sintonía medievaloide a la par que pegadiza, con cierta marcha (lo que se nota en las estrofas que hacen chun-chururún, chun-chururún), y por eso la tengo en mi lista de reproducción "strolling", que escucho cuando doy paseos vigorosos.

Pues bien, hoy he dado uno de esos (me refiero a los paseos vigorosos, no a los chun-chururunes), y me ha entrado curiosidad por quién podría ser el autor de tanto chun chun. Y este es:








Se llama Ramin Djawadi, como indica la útima foto, tiene 40 añitos, es de origen germano-iraní y, no sé a vosotros, a mi me parece super follable. ¡Viva el mestizaje!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores