noviembre 27, 2014

Mala ciencia

"Bad science" es el título de un maravilloso blog británico, y también el de un libro escrito hace unos pocos años por el autor del mencionado blog. Ben Goldacre es un médico que se ha especializado en la difícil tarea de explicar la ciencia y de desmontar la creciente marea de estafas pseudo-científicas que inundan los medios de comunicación, desde los "tratamientos detoxificantes" a las dietas milagro, pasando por timos tan clásicos y tan escandalosos como el de la homeopatía, la osteopatía o el antivacunacionismo. 

Otros de los campos de batalla de Bad Science son el pésimo uso de la estadística que se da en los medios de comunicación de masas, y la manía de meter en noticias y en publicidad falsos datos o imágenes que suenan a científico con el fin de dar mayor empaque y respetabilidad a la memez que esté diciendo en ese momento el periodista/publicista de turno. Todos tenemos en mente las chulísimas animaciones de pelotitas de colores que se supone que son moléculas de detergente vaporizando manchas en los anuncios de la tele, o nos sentimos impresionados cuando un anuncio de cosméticos habla de "molécula QX-210 con sérum regenerativo", o idioteces similares por por 60 euros el bote, cuando lo que realmente están vendiendo es pulpa machacada de tallo de ortiga, que uno se podría fabricar en casa por bastante menos de un euro el kilo.

Es una verdadera epidemia de insensatez. El otro día, hojeando el periódico local, leí una noticia sobre los nuevos planes del Ayuntamiento para colocar más rampas mecánicas para salvar varias de las cuestas locales. Santander tiene una topografía salvaje y este tipo de rampas móviles están ayudando mucho a facilitar la vida de las personas mayores que viven junto a cuestas pronunciadas. Hasta aquí todo bien, pero en un momento dado de la noticia al redactor se le ocurrió poner esta bonita gráfica:


Analicemos la gráfica. Unidades del eje y: metros. Unidades del eje x: no pone nada. ¿Está el dibujo a escala? Leyendo el texto del reportaje en detalle, resulta claro que no (el trazado de las rampas cubre un desnivel de 61 metros en una distancia horizontal que abarca casi un kilómetro). En resumidas cuentas, ¿qué significa este gráfico? NADA. ¿Qué aporta a la noticia? NADA. ¿Permite al lector hacerse una idea correcta de lo que se va a hacer? NO. Todo lo contrario. Este gráfico engaña: hace pensar que las rampas van a ser mucho más formidables de lo que van a ser realmente. ¿Cuál es el objetivo de meter semejante diagrama en la noticia? Pues los siguientes:
  • Hacer pensar al lector que está leyendo un algo muy técnico y trascendental. Es decir: engañar.
  • Ocupar espacio de página a lo tonto. Es decir: hacer el equivalente metafórico del clásico calcetín bajo el calzoncillo cuado un adolescente inseguro va a la discoteca a intentar ligar.
  • Magnificar las hazañas heroicas del Ayuntamiento en aras de sus votantes ciudadanos. Es decir: hacer propaganda gratuita.
Es un caso bastante inocente, pero da muestra de esa moda tan molesta (y a veces peligrosa) de colar en cualquier parte algo "que parece científico" para hacer que algo suene más serio y rimbombante... como ocurre en la publicidad. Conmigo, que suelo ver el timo, consiguen el efecto contrario...





LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores