diciembre 03, 2009

Cuándo se nos llevará el Señor

Qué pena más negra. Cuándo se nos llevará el señor. Y, sobre todo, dónde se nos llevará (ojalá que no sea Torremolinos). Ay de mí, pobre de mí, etcétera, etcétera.

Es mentira que el deporte nacional sea el júrgol. Ni de lejos. Tampoco algo tan nuestro como el cotilleo o la envidia, que colman de alegría y entretenimiento nuestros corazones. Qué va, lo que define nuestro ser hispánico, la esencia misma de nuestro hecho diferencial, es la sana costumbre de quejarnos por todo. Como muestra, este espeluznante testimonio de algo que me ocurrió durante un reciente congreso:
Apuesto Pero Algo Creído Investigador Belga (APACIB): Hombre, Sufur, cuánto tiempo.

Sufur: Hola, APACIB, ¿cómo te trata la vida?

APACIB: Pues ahí tirando, buscando trabajo porque dentro de unos meses se acaba mi contrato. ¿Y tú?

Sufur: Pues nada, yo me he sacado ya la plaza.

APACIB: ¡Enhorabuena! Permíteme que muerda nerviosamente la pata de esta mesa en señal de sana envidia. Estarás contentísimo, ¿no?

Sufur: Huy, no sé qué decirte. Ahora tengo que dedicar muchísimo tiempo a preparar clases, a papeleos...

APACIB: ¿Te acabas de colocar y te estás quejando?

Sufur: Qué quieres que le haga. Soy españññiol...

Creo que esto lo resume todo. Pero, por si no había quedado claro, quisiera aprovechar esta oportunidad para quejarme como una nenaza un poco más: todo sea por mantener las ancestrales costumbres de los padres de la patria.

El lamento de hoy viene de nuevo por el reconocimiento médico anual. Si ya en la consulta me dijeron que tenía la tensión más alta que una urraca histérica metida en una centrifugadora, el otro día me llegaron los resultados de las analíticas. La conclusión: se podría usar el colesterol que recubre mis arterias para untar las tostadas del desayuno de todos los habitantes de Ciudad de México.

Estoy hecho unos zorros.

Puede que influya en todo esto el hecho de que, aparte de ser un viejuno lamentable, en el último año me he descuidado cosa mala, no he comido otra cosa que mierda pinchá en un palo y he engordado como cinco kilos. Vamos, que doy ajcazo.





Total, que me ha dicho el médico que a hacer deporte y que nada de zampar:
  • Fritos
  • Grasazas
  • Marisco
  • Bollos
  • Chocolate
  • Cerdaco
Esto último incluye, evidentemente, decirle adiós al embutido. Así que esta Navidad, por mucha campaña publicitaria de Navidul, el jamón ni catarlo.



(el spot completo, al final de la entrada)


La verdad es que lo que peor voy a llevar es lo del chocolate.

La buena noticia es que he estado mirando en la wikipedia, Madre de Toda la Sabiduría Popular, y parece ser que lo de no comer cerdaco no se aplica este tipo de animales:







Creo que podré adaptarme al cambio de dieta...


video

12 comentarios:

Allau dijo...

Que no, Sufur, ni catarlos. ¡Piensa en la tensión!

Edu dijo...

¿Y el ejercicio que se hace con el cuchillo para cortar esas lascas de jamon...? ¿no cuenta o que?

starfighter dijo...

Con el ejercicio que vas a hacer para comer esos animalazos, después de navidades estarás en forma. A esa dieta me apunto yo también...

Nyc dijo...

No es por hacer sangre, pero del alcohol no te han dicho nada?
Como decía el chiste, no durarás más, pero se te hará más largo ;)

Sufur dijo...

Hoy, el alcohol también está prohibidísimo, por la tensión. Mira que es duro saltarse el gintonic de la merienda...

hm dijo...

Enfermedades buenas las que me salen a mi... que me mandan no slatrme comidas y tomar pan, cerveza, carnes rojas...

Deric dijo...

con estos tipos puedes hacer todo el ejercicio que te manda el médico!
;)

Johny Idea dijo...

Pues sí que estás hecho unos zorros (al menos uno)...

Aunque te diré un secreto que el médico no te ha dicho al excluir la carne de cerdo de tu dieta. Seguro que es un moro hereje o judío ladino. Cuando me dio a mí lo de la colitis ulcerosa, también el médico me prohibió el cerdo. Un año más tarde se despachó que se refería a los embutidos y toda la carne de cerdo que lleve grasa: resulta que el magro de cerdo, en sí mismo, tiene menos grasa que un filete de ternera. Después de una año sin catar el cerdo no me paré a preguntar sobre la veracidad de tal afirmación. Claro, que el magro de cerdo, sin más, es más bien soso (claro, que en aquella época la comida me parecía igual que tener una tele en blanco y negro con mala sintonización de emisoras).

NOTA: Respecto a las expresiones "moro hereje" y "judío ladino", símplemente están puestas en tono jocoso y sin ánimo de ofender a nadie. Un cristiano, un budista, un pastafari, un ateo, un etc puede ser igual de hereje y/o ladino. Mis respetos y disculpas para los que se sientan ofendidos.

Nils dijo...

El chocolate negro y el jamón y lomo ibéricos (pero del bueno) no engordan e incluso ayudan a la dieta, en serio.

raulito dijo...

Pues yo me los como a todos ellos...si pudiera, pero un pedacito cada vez...preferiblemente comenzaria con las pollas y después me voy a los culos..
que delicia, que blog tan bueno.
saludos,
raulito
http://fromtop2bttm.blogspot.com/

Anónimo dijo...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Toda la informacion que buscas sobre ganar dinero[/b]
Hemos encontrado la mejor guia en internet de como ganar dinero. Como fue de utilidad a nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son solo metodos de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas para ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

Henmex dijo...

edo pasar sin decirlo, viva los hombres con pelo (dios... pa monas afeitás me pongo tve)

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores