noviembre 19, 2008

Taxonomía

He vuelto, una vez más, al gimnasio. Mis retornos al gimnasio son legendarios: me paso la vida volviendo allí. Y es que soy un inconstante: jamás he podido establecer una rutina porque o bien tengo que viajar, o ando muy estresado, o estoy con achaques, o me puede la pereza, o las cuatro cosas a la vez. No es de extrañar que nunca termine de coger forma física o, mejor dicho, una forma física que sea diferente a la de una pera. Sigh.

El caso es que he vuelto -again- y una vez más he empezado a pasar una tarde de cada dos observando desde mi rinconcito en la sala de pesas la muy variada fauna (y flora, generalmente intestinal) que frecuenta el ecosistema. Fruto de mis pacientes observaciones surge este tratado que, a la manera clásica, he dado en llamar

Systema gymnasticae,
sive regna tria naturae systematice
pr
oposita per secundum classes,
ordines, genera, et species,
cum characteribus,
differentiis, synonymis, locis


La enciclopedia consiste en un listado de especies animales (y vegetales) observadas y clasificadas según morfología, hábitos y posición en la cadena alimentaria. A continuación, un extracto de la obra:

El lagartijo (podarcis prolatus) se caracteriza por la elongación extrema de su torso: se trata de mamíferos mucho más largos que anchos. El lagartijo suele presentar un aspecto flexible pero al mismo tiempo ligeramente viscoso, casi escamoso. La mayor parte de las veces esta morfología se observa en ejemplares jóvenes y por lo general lampiños, aunque excepcionalmente se observa la variante peluda (podarcis hirsuta), mucho más agradable a la vista y el tacto. Nivel de merendabilidad: seis (ocho en la modalidad hirsuta).



El espigado, también conocido como fibrado (bifidus protei) es, según la mayoría de los expertos, una subespecie de lagartijo. Sin embargo, no existe total acuerdo al respecto. Existen diferencias tanto morfológicas (el fibrado contiene mayor cantidad de venas marcadas en las extremidades y menor nivel de hidratación que el lagartijo típico) como de comportamiento y de ciclo vital. Generalmente, el fibrado lo será de por vida, coma lo que coma, mientras que muchos lagartijos acaban sus días como ladrillos o mullidos (ver más adelante). Nivel de merendablidad: siete.

El compacto (retacus pulcherrimus) es de pequeño tamaño, pero armoniosas proporciones. Manejable. Compacto. Sencillo. Jugoso. Dan ganas de metérselo en el bolsillo. Al igual que en el caso del lagartijo, el compacto viene en dos modalidades: pelado (batracidae) y peludete (succulenticus). Nivel de merendabilidad: nueve.


La montaña (mostrenco giganticus) ocupa, en volumen, lo que diez o doce compactos. También hace diez veces más ruido cuando se desgañita gruñendo cual cavernícola en el press banca. Sin embargo y por algún motivo totalmente desconocido suele vestir camisetas cinco tallas más pequeñas de lo que debería. Su hábitat natural es la zona de mancuernas, lo más cerca de un espejo donde poder admirarse a sí mismo continuamente. Atendiendo a la subclasificación de la especie, tenemos por orden de mayor a menor deformidad física los subtipos "Montañas Rocosas" (steroidanthus horripilans, nivel de merendabilidad tres), "Picos de Europa" (ursus monsteris owlensis, nivel de merendabilidad siete) y "Montes de Toledo" (giganticus naturalis, nivel de merendabilidad ocho). Esta última subespecie suele confundirse con alguna de las ramas de la familia de los mullidos, de los que hablaremos más adelante, pero se diferencian de éstos por su mayor tamaño. A continuación, un ejemplo de cada tipo:




El ladrillo (mesopotamus crunchabilis) es un híbrido entre la montaña y el lagartijo, y sólo ligeramente menos feo que ambos. De uno hereda los músculos y del otro una cierta tendencia a la verticalidad. Carece por completo del órgano denominado "cintura", siendo como resultado de constitución aproximadamente tan alta como ancha. Se trata de un estado transicional: los ladrillos suelen metamorfosearse en montañas o bien en sacos de patatas en intervalos de tiempo relativamente cortos. Se recomienda no chocar contra uno de ellos, a menos que sea un choque de consentimiento mutuo. Nivel de merendabilidad: ocho.


El mullido (homo masticabilis) posee un organismo perfectamente adaptado a su medio. Su medio incluye no solo la sala de musculación, de donde obtiene su fuerza, sino también la barra de la cervecería e, idealmente, mi cama. Posee un órgano llamado barriga que tiene múltiples funcionalidades, todas ellas agradables. Nivel de merendabilidad: nueve.



El pornstar (musculoca scortensis) vive de su cuerpo. Si no, es imposible entender por qué se le encuentra en el gimnasio a todas las horas del día, cualquier día del año. Se dedica principalmente a ejercitar su cuerpo y de forma secundaria a hacer que los demás nos sintamos incómodos con el nuestro. Una subespecie muy vistosa y odiada, los calientapolláceos, nidifican en los vestuarios, donde pasan horas y horas paseándose desnudos mientras hablan de estupideces con otros miembros de la misma especie. Pese a ser detestables, es inevitable concederles un nivel de merendabilidad nueve y medio.



El cachorro (gymnastica pubens) es un estado transitorio, de vida efímera, similar al de las crisálidas de los insectos. Los cachorros evolucionan rápidamente, convirtiéndose en nuevos especímenes cuyos fenotipos son de lo más variado. Existen dos clases de cachorro: mientras que el cachorrillo inocente (pulchrum angelicus) es aún desconocedor de su propia belleza, el cachorro estropeado (narcisus detestabilis) tiene en su mirada, ya desde muy joven, toda la crueldad del cazador que sabe que a lo largo de su vida va a dejar en la cuneta innumerables cadáveres. Sumamente peligroso. Ambas subespecies mantienen un nivel de merendabilidad de siete y medio.




El atlético (sportmania naturalis) es, curiosamente, la única especie de gimnasio a la que realmente le importa el deporte. Lo practica al aire libre siempre que puede, lo ha practicado durante toda su vida, y vaya si se nota. El atlético es el rey de la jungla, aunque muchas veces ni se da cuenta: va a sus cosas. Consigue resultados superiores a los del pornstar en la cuarta parte del tiempo. Y come de todo salvo, por desgracia, a mí. Nivel de merendabilidad: diez.






Nota final: insisto en que las palabras "merendable" y "merendabilidad" no son de acuñación propia. El mérito es del señor Mocho. Al César, lo que es del César...



14 comentarios:

Álvaro de Cáceres dijo...

qué interesante... en una de las temporadas en las que fui al gym (me pasa un poco lo que a tí) asistí en el vestuario a una conversación entre dos tipos del especimen fibrado que fue más o menos así: los dos estaban en bolas y uno le contaba al otro que había estado en grecia, a lo que el segundo respondió "qué fuerte grecia, y allí que hablan?´...

me encantó.

bss grandes

Peritoni dijo...

Muy bueno su nivel, sobre todo de latín, jejejeje.

Yo durante años fui carne de gym, pero de esa que no prospera nada, del que paga meses y meses y no va nunca...
Pero era como tú, naturalista, y lo que más me gustaba era fijarme en la fauna.
A lo largo de años de observación, comparto completamente todo tu catálogo en lo que a merendables se refiere, aunque no comparta tu puntuación de merendabilidad...
mi tipo ideal, el que más me gustaba observar desde la torreta de observación era el cachorrillo inocente (pulchrum angelicus), aunque también (babeaba) gustaba de observar al resto.
Muy buena la observación de los musculoca escortensis, en mi gym había varios que parecían vivir allí desnudos todo el rato.

Me están dando ganas de apuntarme otra vez, porque ahora que vivo en un pueblo hay nuevos especímenes, como el garrulo de discoteca (chandalensis albino) y el rústico de huerta (citricus recoléctor).

BIRA dijo...

Por favorrrrr, esto es un ensayo en toda regla! Con sus latinajos y todo. Estás que te sales.

Sufur dijo...

Peritoni, lo del citricus recolector tiene muy buena pinta... a ver si me mandas algún especímen ;-)

Me suena esa conversación que describes, Álvaro. ¿Seguro que no ibas al mismo gimnasio que yo? Parecen igual de tontos :-)

Y negaré cualquier conocimiento del latín que se me quiera achacar, Bira: yo siempre, siempre, tiro de wikipedia jur jur.

Thiago dijo...

jaja eres un caso, este post es increíble, aunque no se que te pasa en la boca... Debe ser que vas a un gym muy culto y hablais en ese idioma que a algunos les ha dado en llamar Latín.

Eso si, creo que tu y yo no merendaremos nunca juntos, en todo caso tomaremos el desayuno,jaja pues no puedo estar mas de acuerdo en tu nivel de merendabilidad 10 para el tipo mullido (mullus mullus) y menos mal si es hibrido de oso (ursus ursus), jajaja

Bezos

Nils dijo...

No te creas que está muy claro si fue Mocho o no el inventor del término, pero para mí, sí que lo es (recuerdo que una vez hubo polémica en mi blog sobre ese tema).

Creo que te olvidas de una especie de gimnasio: el que no va nunca o lo hace una vez cada diez años aprox... es decir, yo! jejeje no se me ocurre ningún latinajo, pero gordicus maximus estaría bien jajaja porque es lo que tiene comer y no hacer deporte, que uno se ensancha... aunque dice mi rubio que mi barriga es mucho más interesante que la de esos modelos : P se ve que me quiere jajajaja Un abrazo!

Nils dijo...

No, mejor, dos abrazos!

Aran dijo...

muy bueno! ahora me falta saber en que categoria estoy yo!

gaysinley dijo...

Excelente post, me ha encantado la clasificación. Estoy 100% de acuerdo con el último, por lo menos para mi el deporte tiene que tener un sentido, una filosofía de vida, un sentirse bien, incluso un hábito de siempre, por lo menos me pasa con la piscina... Y si ya de paso te deja un cuerpo decente pues genial, ante todo naturalidad... Donde este un cuerpo equilibrado que se quiten los hipermúsculos de plástico.

Un beso majo. Alber

Sufur dijo...

Huy, Nils, yo es que hace diez años ni siquiera sabía lo que era un gimnasio... ¡dificilmente podría clasificar especies extintas! Aunque, ahora que lo pienso, si me pongo a excavar en los vestuarios seguro que encuentro fósiles interesantes :-P

Aran: es muy sencillo. Tú manda unas cuantas fotos de cuerpo entero, preferentemente sin ropa, y ya te sitúo encantado jeje.

GSL: tú siempre serás para mi un naturalis merendabilis como la copa de un pino :-)

Aran dijo...

jajaja
muy pillo tu

Johny Idea dijo...

Gim... nasio... ¿qué es eso?

Dark Angel dijo...

POr amor al cielo... si me he buscado en google la definicion de montaña y me han salido las mejores montañas que el ser humano podria escalar...
sobre todo aquella con el numero en la camiseta...
huyyyy coincidencias... veo que tenemos algunos amigos en comun
saludos desde mi lejana galaxia

hm dijo...

Así que mullido nueve... me has alegrado el día... me da esperanza de que ligue algo algún día, jajajaja.

Para mi los más merendables son siempre los bifidus protei... esos sí que son un diez.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores