abril 09, 2009

La tentación vive al lado

Oscar Wilde decía que la única manera de librarse de la tentación era caer en ella. No le voy a llevar la contraria al legendario escritor, pero yo añadiría que otra forma excelente de evitar la tentación es asegurarse de que ésta se encuentre a varios miles de kilómetros de uno. Quieras que no, eso tiende a evitar cierto tipo de situaciones.

Ahora es cuando debería contar una jugosa historia acerca de algún misterioso vecino macizo y complaciente que me pone malo. Se siente: todas mis vecinas, sin excepción, son mujeres de edades comprendidas entre la senectud y la licuefacción, y lo único que me provocan son digustos.

No, a veces la tentación toma otras formas, aparte de esa ya clásica y llena de bíceps en la que todos estáis pensando.

Y yo me pregunto: cómo se les ocurrió a los organizadores de esta conferencia utilizar una sala de reuniones llena de ventanales con vistas directas al mar.

La côte d'Émeraude tiene una de las líneas costeras más hermosas que he visto en mi vida. En este tiempo primaveral en el que lo mismo el cielo se pone negro y descarga una lluvia furiosa que aparece un sol radiante, el agua cambia de color cada minuto, volviéndose gris, azul oscuro, turquesa o esmeralda en combinaciones siempre cambiantes. Las fuertes mareas de la zona hacen aparecer y desaparecer alternativamente largas playas donde se reflejan las nubes y los niños salen a pescar moluscos y un sinfín de islotes de roca. En los momentos de marea baja es posible cruzar a pie a los mayores de esos islotes y visitar las fortalezas costeras construidas sobre la roca, sentarse junto a la tumba de Chateaubriand entre los riscos y ver volar a las gaviotas desde arriba.

En estas circunstancias, resulta la mar de difícil mantenerse atento a las charlas y no desviar la mirada hacia la ventana, perderse en el paisaje y quedarse embobado durante media hora.

Yo, es que nunca he sabido resistirme a las tentaciones...









8 comentarios:

rickisimus2 dijo...

Hay tentaciones a las que es imposible resistirse. ¡Contención! ¡Que estamos en Semana Santa!

starfighter dijo...

Las tentaciones están para eso: para caer con gusto y sin cargo de conciencia. Y no hay congreso que se precie sin un poco de escaqueo...

Nyc dijo...

Creo que ya lo decía un antiguo teólogo, que las tentaciones más peligrosas son las que entran por la vista.
Y de qué iba la conferencia? ;)

Peritoni dijo...

¡Cualquiera atiende a nada con semejantes vistas!
Has hecho bien en evadirte.

Sufur dijo...

¿El congreso? Sobre "sparse representations in signal processing". Interesante, ¿eh? Luego se ha puesto a llover, y he vuelto a concentrarme ;-)

Nyc dijo...

Ya decía yo que no podía ser nada bueno, jejejeje

Totó dijo...

Me resulta difícil asociar esas imágenes con una conferencia científica...

Sobre todo si es relativa al procesado de señales, tema en el que me veo atragantadamente inmerso ahora mismo, y que sin duda me resulta muchísimo menos atrayente de lo que lo haría, a juzgar por las fotos, la Côte dÉmeraude...

BIRA dijo...

Me quedo muerta con las fotos que haces, Sufur. vale que el sitio tiene toda la pinta de ser un paraíso en la Tierra, pero hijo de mi vida, de no ganarte la vida (espero que muy bien) como científico loco, bien podrías hacerlo como fotógrafo profesional. Un lujo de fotos, sí señor. Y ya no digo nada de cómo las comentas, que dan ganas de asistir a congresos coñazos (imaginas la cara que se me quedaría en uno de esos congresos a los que tú vas? como si me hablaran en chino mandarín, oiga) sólo por ver el paisaje.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores