noviembre 05, 2009

Muchas novias

Como diría mi jefe, a estas alturas ya he pisado unas cuantas baldosas (una forma fina de decir que soy más viejuno que Matusalén) y he aprendido cuál es la verdadera función de los congresos. No es tanto asistir a charlas como darlas tú -o sea, que se te vea bien- y no es tanto escuchar pasivamente como hablar y discutir activamente. Pero no con toda la gente que asiste al congreso, sino la que te interesa. Por eso doy por más que amortizada mi participación en el congreso con las charlas de café con parte del eje cantabrigense, las reuniones que mantuve el martes por la tarde con mi cábala italiano-cántabra, el miércoles por la mañana con cierta radioastrónoma, a la hora de la comida con la parte canaria y en la cena con los capos presente y futuro de la propuesta de propiedades estadísticas, más el workshop informal que espero tener hoy en el más estricto petit comité con el descarado objetivo de sacar antes de Navidad un artículo muy infrarrojo. Poco a poco me voy forzando a practicar ese deporte de riesgo que denomino "pasillear", y en ocasiones hasta empiezo a pasármelo bien.

Nos están saliendo muchas novias, y no sé si vamos a poder dejarlas satisfechas a todas. Mucho tute para mi organismo. Quien mucho abarca...


En cualquier caso, mi propuesta para próximos congresos: dejarnos de tonterías y, en vez de hacer sesiones de dos horas y medias con descansos para el café de media hora, invertir el reparto de tiempo. Sería mucho más efectivo y nos ahorraría a todos el tener que estar entrando y saliendo de la sala de conferencias de puntillas y a horas intempestivas.

PD. Los planes para Dominar El Mundo van de perlas. Estamos a ver si conseguimos hacernos con los monopolios del tráfico de chufas y el de los abrigos de piel de arenque. Sin embargo, la Fedración Nacional de Boxeo sigue resistiéndosenos...


11 comentarios:

PasaelMocho dijo...

melodices omelocuentas.
Que ayer estuve en una charla sobre presente y perspectivas de la industria xxxxxxx en España y lo único interesante fueron los contactos en el canapeo exterior (bueno, y el regalito, que incluía hasta una botella de aceite de oliva).

Sustitúyase xxxxxx por sexual, juguetera, compresera, panadera, editorial, kan.ta.βɾiˈxen.se... lo que sea.

starfighter dijo...

Es que los congresos sólo sirven para engordar curriculum y hacer contactos sociales, vamos, ver y dejarse ve (porque no se a quien le puede importar la visión de la crisis de la cochinilla canaria en el mercado inglés a través de los medios de comunicación decimonónicos, por poner un ejemplo). Eso sí, aprendes a valorar los congresos en función de la calidad de las pastas y el café que ofrecen.

Don Otto Más dijo...

Me encantan los gentilicios antiguos y los nombres de las ciudades en castellano de verdad, como eso de Maguncia en vez de Mainz o Aquisgrán en vez de Aachen... así que con los cantabrigenses nos has ganado ^^
El último congreso que he pisado, el de los diputados.

Nyc dijo...

Así que al final sí que hacíais algo de provecho en esos sitios, no? :-p

PD: Mira si soy bruto que antes de leer el enlace de los cantabrigenses pensé que era una alianza de cántabros y albigenses que habían formado otra secta...

hm dijo...

Lo del boxeo se soluciona creando un nuevo cinturón... hay tantos ya...

Los congresos sólo valen para expandir la red de contactos y para conspirar contra otras personas que, con suerte (por que es más divertido entonces), conspiran contra uno...

MM de planetamurciano.com dijo...

Apuesto a ke si se pone, llegará un día en ke hasta en los descansos de los congresos hace cruising y to...

peritoni dijo...

No veas tú el dinero que dejan los congresos y la mano de obra que dan...porque otra cosa no sé.

Por cierto, que te he actualizado en el Feevy ese para que no estés siempre el último y no te puedo dar de alta otra vez, dice que tu URL no es válida (¿?).

Nils dijo...

vamos, lo de siempre, que donde esté un buen recreo...

Allau dijo...

No he estado en ningún congreso, pero tampoco creo que me pierda nada (por lo que cuentas). En Bologna hay un museo Morandi (Giorgio, no Gianni) que creo que vale la pena. Que lo sepas, por si te despistas bajo los soportales.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, todo eso está muy bien, pero...confiesa que te vas de congresos a Italia, para mirar el cu-cú a los italianos. Lo veo hasta natural y muy humano. Estoy seguro que sin eso, il caffé y los ratillos de cafetería, serían un horror, supongo.
Besotes.

Sufur dijo...

Pues ojalá hubiera cruising en los cafés, o yo supiera hacerlo, porque hay un norteamericano en plan daddy-musclebear a quien me follaría cien veces, si supiera cómo. Ufff

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores