enero 13, 2010

Cuánto daño ha hecho el porno

Como todos somos tan predecibles, en estas fechas postnavideñas los gimnasios se llenan de gordos y gordas intentando (con escaso éxito) paliar los excesos alimentarios de las fiestas.


Así que yo también he vuelto al maravilloso mundo de la calistenia. Como el ser humano es un animal de costumbres, sigo yendo a la misma hora de siempre y encontrándome con la misma fauna habitual.

Dos de los fichajes recientes de mi "club deportivo" (traducción: gimnasio de los de toda la vida, pero con pretensiones) son unos chavalitos arrubiados que van siempre juntos a todas partes. Si yo fuera Nils estaría en grado de saber si entre sí hablan bielorruso, esloveno, moravo, casubio o búlgaro, pero como tengo el mismo oído para los idiomas que una pared de ladrillo visto lo único que puedo hacer es caer en el lugar común de decir que son "de algún lugar de la Europa del Este", misteriosa acotación geográfica en la que los españolitos medios englobamos a cualquier persona nacida entre Praga y Kamchatka.

He de reconocer que tengo un problema con estos dos muchachos. ¿Resultará a estas alturas que soy un xenófobo de esos?

Pues va a ser que no. Mi problema sé muy bien qué lo causa: el porno eslavo en general, y Bel Ami en particular.

Para la pequeña (pero no despreciable) minoría de lectores hetero que aún me siguen, Bel Ami es una compañía de cine para adultos especializada en rodar con actores apenas mayores de edad, muchos de ellos supuestamente heterosexuales, venidos de más allá del Danubio. Se trata de un tipo de porno que no me atrae mucho: la sensación general que experimento al ver cualquiera de sus vídeos es ganas de darle un bocadillo de panceta a esos pobres actores desnutridos. Salvo contadas excepciones, a mí los hombres me gustan un poco más hechos.

Pero independientemente de que me guste mucho o poco, he visto el suficiente porno eslavo como para que el daño ya esté hecho. Cada vez que veo a los dos rubios flacos desnudándose en el vestuario y hablando en... bueno, en lo que sea que hablen, no puedo evitar imaginar que van a aparecer unos subtítulos en inglés bajo ellos, diciendo unas cosas estupidísimas, y que se van a liar a follar a lo loco ahí mismo:


Es todo de lo más inapropiado. Va a tener razón monseñor Rouco: ¡el porno es malo!

16 comentarios:

Nils dijo...

yo tampoco puedo con los modelos huesudos de Belami, pero hay otros que se te caen las bragas de la impresión al suelo en cero coma.

Eleuterio dijo...

UF...ayer comenté a un amigo lo bueno que estaba un rubio en nuestro gimnasio en voz demasiado alta - lo de ser cantante hace que hable demasiado fuerte y no me dé cuenta de eso- y dos caballeros heterosexuales aguzaron el oído para no perder palabra.

De más está decir que mi amigo me hechó una reprimenda por ser tan escandaloso...no le faltaba razón, pero es que hay unos ejemplares dando vuelas a las siete de la tarde...no me puedo cntener a veces...

Templanza, estimado Sufur, que es lo que recomiendan los obispos.

Deric dijo...

Joer, cómo está el patio!
jajajaja
Tampoc me gusta Belami, de hecho, no me gustan rubios ni poco hechos...

raulito dijo...

No creo nos encontraramos puesto que yo soy muy viejo...cuando frequentaba esos sitios me parece que estaba Ud. en pañales...
raulito
http://fromtop2bttm.blogspot.com/

Allau dijo...

A mi los hombres me gustan muy hechos, al contrario que el entrecot. Pero una conversación íntima en casubio me parece de lo más interesante del mundo.

De su post me quedo con la pared de ladrillos, porque estoy leyendo esa cosa simétrica de Marc du Sautoy.

Nyc dijo...

Está claro que los gimnasios son antros de perversión :-P

Por cierto, que todos los que no queráis me los quedo, jejeje

hm dijo...

Vaya, me ha quitado Nyc la gracia GRRRRRR... jajajaja.

Lo que son las cosas, a mi me gustan delgaditos tirando a huesuditos... tiene que haber gente para todo, ¿no?

Johny dijo...

Buen blog tio!
lo de los BelAmi me ha partido de risa de solo imaginar dos tios en el gym con subtitulos en español je je je... Me gusta el gym por lo que ese tipo de escenas se me hacen muy familiares...

Te sigo, te felicito por el blog
Si puedes visitame.

Sufur dijo...

Ya me sé yo ciertos rubios que provocarían ese efecto en tí, Nils :-)

Para esas situaciones, Eleuterio, deberíamos aprender a desarrollar la telepatía jajaj

Vaya, casi es una suerte que vivamos lejos, Deric, nos haríamos la competencia...

Yo también hace años que no voy, Raulito...

Yo es que siempre me he sentido muy identificado con ciertas paredes, Allau :-)

Señores Nyc y Hm: repartir los recursos naturales en armonía es la base de la concordia. Quédenselos todos jeje

Johny: vaya blogs más espirituales tienes :-) Ten por seguro que te visitaré

starfighter dijo...

El porno es bueeeeeno, el porno es tu amiiigo... XD

Thiago dijo...

Pues cari, yo no sé de que te quejas, puedes ver porno doblado y en primera fila.... yo la proxima vez iria bien provisto de palomitas....

Yo no creo que los modelos de Bel Ami estén desnutridos, eh, francamente. Otra cosa son tus gustos, vale de Cody esté como para mojar pan, pero los chicos de Bel ami, están muy potentorros.

Bezos.

MMdeplanetamurciano dijo...

Bel Ami se encuentra en las antípodas de mis gustos; cuando veo ua peli suya me siento como si viera...Bambi...

Don Otto Más dijo...

Contra la lujuria, castidad, hermana xD
El porno es bueno siempre que no haya parejas de diferente género, huesilocas, gordos, viejunos, cosas escatológicas tipo pis, caca o sangre y fisting... Qué te parece? xD
En mi gym, a la hora que yo voy, nada que hacer... ains!

Fisher Sapphire dijo...

Pues yo soy de los pocos que coincido con Thiago, a mi sí me gusta Bel Ami...

En contra de mis principios, lo mismo debería apuntarme a un gimnasio... por hacer deporte, eh, no penséis mal...

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

No he visto mucho Bel Ami, pero es verdad que son un poco imberbes y tal. Me encanta el enlace al "ladrillo visto" (y se ve un ladrillo visto).
¿Te imaginas que estás en el gimnasio, y les empiezan a salir subtítulos del culo?:-) Yo me asustaría.
Yo creo que los hombres te gustan más hechos y con más pelo, yo creo que a mi también.
Besotes.

rickisimus2 dijo...

Prefiero la piscina al gym. No por los hombres, so malpensados, sino por el ejercicio tan sano que se hace allí.

Yo los prefiero morenos, aunque nunca se puede renunciar a un buen rubio.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores