marzo 05, 2010

Algo descentrado

A ver... recapitulemos. En Nueva York tuve un problema con la reserva de hotel: culpa mía, y adivinen por qué. Como resultado, pasé una noche en la habitación 602, otra en la 207 y otra en la 101. En Pasadena ocupé the three little ducks room, esto es, la 222. En Bolonia, ¿cuál fue? Ah, si, la 608 (creo). Y ahora, en Oviedo, estee...



O sea, ¿tan difícil de comprender es que al montar en el ascensor me haya dado cuenta de que ya no sabía cuál era mi número de habitación y haya tenido que volver a bajar a la recepción y preguntarle a la muchacha de turno dónde porras me habían metido? Entonces, ¿por qué me ha mirado con cara de pensar que yo era un marciano con serios problemas cognitivos? No es justo, no lo es.


Un claro ejemplo de la clase de chico
que NO me esperaba en la habitación cuando llegué



7 comentarios:

ChicoTóxico dijo...

Pero tu cuando has ido a cualquier habitacion y te has encontrado un chico??? sea del tipo que sea!!!???
Ahora bien... si me encuentro eso la propina que dejo en el checkout sería muy considerable!!

PasaelMocho dijo...

Míralo, qué cuco, con sus pelillos rubios en las piernas...

¿Hay alguien que hoy en día siga yendo a la pescadería a comprar besugo?

Y tranqui, que a ti te pasa en Pasadena, Bolonia, Vetusta y NYork, pero a mí me ocurre lo mismo en Murcia, que PARA COMPRAR AZULEJOS NO HAY QUE IRSE TAN LEJOS (Ana G. Obregón dixit)

starfighter dijo...

Ainsss, me encuentro algo así en la habitación y ese hotel pasa a ser mi casa.

Verificador: uncion. A ese si que le untaba yo todo...

Peritoni dijo...

Jo, es que te pierdo la pista!, como no te sigue el Feevy ese... recuérdamelo de vez en cuando!
Bss.

MM de planetamurciano dijo...

Pos mu buen sitio Murcia pa ke pasen esas cosas, señor mocho!
No se preocupe ke apuesto a ke la de recepción ha tenido ke ver muchos como usted.
Ke alegría ke haya vuelto!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bahh, lo de "¿Señorita dónde estoy?" es muy de sabio distraído (sexy). Es de agradecer que no te hayas encontrado ningún chico así, porque el envoltorio bien, pero luego son prostitutos internacionales con sífilis y tal:-). A mí me pasa lo mismo que a tí con los números, pero con los interruptores de la luz: cuando logro entender cómo se enciende la lamparita de lectura, ya me he tenido que ir.
No es grave, unos diítas a casa, que los gatillos te huelan y ya.
Besotes.

Deric dijo...

si te sirve de consuelo, yo en Madrid hice lo mismo, llego al hotel, llave, maleta, etc. dejo todo y me voy tan feliz. Cuando vuelvo el recepcionista me pregunta por el número de habitación. Yo cara de mojinos escozíos: ni idea! que me aspen si miré siquiera el número de la room!!!
por cierto, en la mia no habia este chico al que hubiera dado buena cuenta! Ay omá...

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores