abril 19, 2010

No pudo ser

Al final aquel rayito de esperanza resultó ser demasiado débil. Mastropiero tenía cáncer y éste se había empezado a extender a otros órganos. No había nada que hacer, y mi gato querido no despertó de su operación.

Yo ya me lo olía. Ayer por la tarde le subí a su ventana favorita, a que mirara el paisaje y oteara a las palomas con ojos de cazador, y me ronroneó y se frotó contra mis piernas como hacía mucho tiempo que no hacía. Tuve la clara impresión de que se despedía de mí...

Gracias a todos por el apoyo.

15 comentarios:

Leralion dijo...

Vaya, lo siento mucho. Quédate con los buenos momentos. Mucho ánimo.

ChicoTóxico dijo...

Lo siento mucho. Animo!

DiegoC dijo...

Gracias a ti por dejarnos compartir este momento.Y sí,yo creo que Mastropiero se estaba despidiendo de ti:los animales son absolutamente increíbles.

PasaelMocho dijo...

Sí que es curioso ese instinto animal cuando presienten que están en las últimas. Mi perro se dedicó a escaparse todos los días, algo que no había hecho nunca.

starfighter dijo...

Joder, lo siento mucho. Se lo que es eso y es un mal trago. Besucos.

Sr_Skyzos dijo...

Lo siento mucho.

MM de planetamurciano dijo...

Ke palo, de verdad. A hacerse fuerte, ke es lo ke toca.

Eleuterio dijo...

Lo siento, chico.

hm dijo...

Un abrazo.

Don Otto Más dijo...

Besitos

Justo dijo...

Entiendo bien lo que sientes.. te envío un abrazo enorme.. Mastropiero irá ya siempre contigo

Allau dijo...

Poco que añadir, que esas cosas hay que irlas curando poco a poco (la compañía de Woodehouse no es mala elección). Un abrazo.

Deric dijo...

:(
Vaya. Sé lo que es eso, yo también pasé por ello.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Jo.
Muchísimos besos, cielo. Un abrazo.

Peritoni dijo...

JODER.
Un abrazote.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores