septiembre 07, 2012

Memorias estivas 7: libros de verano

Ya he contado en más de una ocasión que mis estados de ánimo dependen fuertemente de la climatología. Eso se extiende incluso a mis gustos, que cambian cíclicamente según las estaciones. En verano la imaginación se me dispara, es mucho más fácil pillarme con la mirada desenfocada mientras me pierdo en mis pensamientos alocados y mis deseos de leer libros de ciencia-ficción o de aventuras aumentan exponencialmente. Esta es la cosecha de leer a la sombra de una sombrilla este verano:

I. SNUFF, de Terry Pratchett


Terry Pratchett es siempre una apuesta segura para pasar un buen rato y de paso reflexionar un poco. Su estilo es una mezcla curiosa entre el humor inglés de Wodehouse, el disparate paródico de Douglas Adams y la épica que habría tenido Tolkien si hubiera desayunado LSD todas las mañanas de su vida. Snuff es la más reciente novela de Pratchett y está protagonizada por uno de sus personajes más redondos, el Comandante Vimes, quien sigue intentando adaptarse a su nuevo rol en la alta sociedad mediante el sencillo método de no cambiar en absoluto y hacer que sea la alta sociedad la que se adapte a él. Es un buen libro, pero en él se sigue confirmando una tendencia que no sé si me gusta: los libros de Pratchett cada vez tienen menos humor absurdo y más trasfondo social. La historia está bien pero no demasiado bien hilvanada, tal vez un preocupante efecto del Alzheimer que por desgracia padece el autor.

2. INCANDESCENCE, de Greg Egan


Como buen astrofísico que soy, me encanta la ciencia ficción dura (hard SF). Lo de hard no viene porque en ella aparezcan sodomizaciones extremas, sino porque en ellas la parte de "ficción" va totalmente supeditada a la parte de "ciencia". Los escritores de hard SF tienen buen cuidado en no introducir en sus novelas recursos mágicos tales como viajes a velocidades superiores a la de la luz, y normalmente plantean sus historias en situaciones físicas extremas. Buenos ejemplos son "Misión de gravedad", de Hal Clement, o las historias del Espacio Revelación de Alastair Reynolds. "Incandescence" es un ejemplo bastante extremo, hasta el punto de resultarme aburrido incluso a mi. El libro es casi un texto de Relatividad General convertido en novela, con un argumento bastante insustancial y unos personajes anodinos, que contiene ideas que podrían haber dado mucho más juego. Si no fuera por lo peñazo que es y lo decepcionante que es el final, hasta se lo recomendaría a mis alumnos de Relatividad para que aprendieran debidamente lo que son los efectos de marea. 

3. CRYOBURN, de Lois McMaster Bujold


Todo lo contrario a la ciencia-ficción dura es la space opera, que igual traduciríamos como "culebrón espacial": historias donde la aventura es lo principal y la ciencia es solamente un trasfondo de exotismo. El mejor ejemplo de space opera cinematográfica es la saga Star Wars. La mejor escritora de space operas de los últimos tiempos es Lois McMaster Bujold, no solo porque su personaje de Miles Vorkosigan es la mar de interesante (los adictos a Juego de Tronos deberían saber que su adorado Tyrion Lannister no es sino una mala copia con complejos edípicos de Vorkosigan) sino porque sus space operas transpiran inteligencia y exploran muy bien la diversidad del ser humano. Cryoburn es una buena y entretenida novela, cuya única pega es que en mi opinión el universo Vorkosigan se está volviendo muy difícil para que la autora pueda escribir nuevas historias. Ahora que Miles está felizmente casado, ha conseguido por fin el respeto de los Vor y ocupa un puesto de poder y responsabilidad como Auditor Imperial, ¿qué aventuras le pueden quedar por vivir? Era más divertido cuando era un joven tullido y amargado, lleno de ambición. Por eso vaticino que a la serie le quedan dos telediarios, lo cual por otra parte está bien porque las cosas deben tener un final digno. Esperemos que la Bujold sea capaz de verlo así.

4. THE TRAITOR QUEEN, de Trudi Canavan



Tengo un grave problema con las series literarias, y es que una vez que las empiezo no soy capaz de dejarlas. Esto es un incordio y me gustaría que no fuera así, pero no logro evitarlo. Las novelas de Trudi Canavan son insulsas, pobremente escritas, cansinas e inesperadamente exitosas. Tuve la desgracia de llegar a ellas a través del consejo de un amigo, quien salvo en este caso suele acertar en sus gustos, y ya puestos me he tragado dos trilogías seguidas. La primera tenía un pase porque introducía un mundo nuevo (algo que siempre me agrada: me gusta mucho empezar a leer una novela en la que no entiendo nada de lo que pasa, hasta que poco a poco las piezas van encajando y se forma un panorama más amplio en mi cabeza) y un personaje, Sonea, que aunque bastante arquetípico y manido tenía su personalidad y su gracia. Otro puntillo a favor de las novelas era que la autora introducía (y sigue haciéndolo) personajes secundarios homosexuales, lo cual es raro de ver en novelas de fantasía "medieval". Además en aquella primera trilogía la historia se iba desarrollando hasta llegar a un climax bastante efectivo en el último libro. Esta segunda trilogía, sin embargo, es un verdadero tostón: sigue habiendo mariconismo y lesbianismo, pero eso no justifica ochocientas páginas en las que no ocurre absolutamente nada de interés. Desaconsejo vivamente la lectura de estos libros.


Y ahora me encuentro ante una disyuntiva: pasado mañana me voy de viaje de trabajo a Bolonia y hace mucho tiempo que no leo nada en italiano, por lo que por un lado me entran antojos de leer este libro que lleva bastante tiempo aguardándome en mi kindle:


Por otro lado, Eco es muy denso y no sé si es la lectura más apropiada para desconectar tras las largas sesiones de trabajo del meeting. Además en Bolonia hará calor y me entrarán ganas de seguir leyendo cosas insustanciales. Tengo tres candidatos:

Lectura ligera marica: una especie de "Mujeres Deseperadas" a lo gay

Mezcla de novela negra y fantástica ambientada en Londres

Más hard SF, aunque esta tiene pinta de ser menos hard que de costumbre...

¿Qué me aconsejan ustedes? ¿Alguien se ha leído el Cementerio de Praga y me puede hacer una crítica sin destriparme el libro? Grazie

11 comentarios:

starfighter dijo...

Estoy con Pratchett desde hace una larga temporada y siguiendo el orden en que se publicaron sus libros del Mundodisco; al paso que voy tengo para unos años. De las opciones, seguiría el orden 2-1-3 de los libros que tienes en mente.

Allau dijo...

Los demás no los conozco, el de Eco, un peñazo absoluto.

http://allausz.blogspot.com.es/2011/01/eco-el-dimoni-de-les-llistes-1-de-2.html

Sufur dijo...

Me fio por completo de ti, Allau: Umberto queda descartado. Y como también tengo por las nubes el gusto cienciaficcionero de Starfighter, creo que me decantaré por (2)... aun así se siguen aceptando sugerencias :-)

Mocho dijo...

La culpa es tuya por leer algo de alguien que tiene nombre de perrito coñero, Trudi.

Deberías dedicarte a la ficción patria y hacerte con novelas para señoras, tipo Historias de Chueca de Egoabel Arana, las de Matilde Asensi o la nueva de María Dueñas, que promete ser tan apasionante como El Tiempo Entre Costuras.

Sufur dijo...

¿La Arana aún no se ha dado cuenta de que nadie la soporta?

Fudurucu dijo...

Hola, soy un lector en las sombras desde hace tiempo y me encuentro en un vacío literario y mis vacaciones se acercan. me puedes recomendar un buen libro de ciencia ficción? Conoces alguno con prota gay? O algún libro sobre magos? Gracias y saludos desde Berlín

Sufur dijo...

¡Bienvenido, Fudurucu! ¿Ciencia ficción con prota gay? Complicado lo veo... lo más cercano que recuerdo es una novela que se llama "Ethan de Athos", de la mencionada McMaster Bujold. Conozco otros libros de ciencia ficción o fantasía con tema gay, pero en realidad son novelas eróticas (que es como se suele llamar eufemísticamente a las novelas porno, jaja)

Robin Shilvadin dijo...

OYE! Ni se te ocurra linkearme en tu blog para decir que no acierto con los libros que te recomiendo! La trilogía de Trudy es espectacular y ahora que me dices que ha sacado otra... Bueno, pues me lo pensaré :p
De todos modos, sabes que sir Pratchett está siempre en mi corazoncito literario en un lugar especial ;)

Justo L.C. dijo...

Es curioso, a mí en verano me apetece enfrascarme en literatura de corte filosófico o en filosofía directamente, que sería lo contrario a lo que se entiende por lecturas de evasión, aunque a mí me evade por completo, en la dirección que yo quiero..

Me encanta la ciencia ficción en cómic y según cuándo y cómo en cine, pero en literatura no acabo de cogerle el puntillo.

Justo L.C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
hm dijo...

Yo estoy terminando la trilogía de la Canavan y es verdad que a ratos es un poco predecible, pero se dejan leer... ahora, sabiendo lo que he leído, no me leeré la otra.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores