diciembre 22, 2013

Muerte en la blogosfera

Debería decir más bien: muerte de la blogosfera. Los blogs llevan años agonizando. En esta era frenética en la que nos comunicamos (o algo por el estilo) mediante tweets de menos de 140 caracteres, mensajes cortos de WhatsApp y chistes compartidos en el muro de Facebook, nadie parece tiene tiempo para leer un texto completo, máxime si no viene acompañado de dibujos de colorines. Yo mismo admito que cada vez me cuesta más trabajo escribir entradas para este blog, pero más aún seguir y comentar las entradas de mis autores favoritos. En épocas de mucho trabajo o mucho cansancio, como la que he tenido el último mes y medio, mi presencia en la red se vuelve meramente testimonial. Y esto es un peligro porque las amistades virtuales, lo mismo que las demás, hay que cuidarlas invirtiendo tiempo y esfuerzo.

Los blogs se van apagando uno a uno, y aunque aparecen nuevos ya no es lo mismo: es triste ver cómo se cierra una ventana a través de la cual has podido asomarte a la vida de otra persona durante años y, aunque se abra alguna nueva, la que se ha cerrado será siempre irremplazable.


Header


En este contexto me entristece enormemente el cierre del mejor blog que he tenido el gusto de leer nunca: Planeta Murciano. El Planeta Murciano ha estado nueve años regalándonos una mezcla inimitable de humor, costumbrismo huertano, crítica social y política, cultura, erotismo, imaginación y, en memorables ocasiones, valientes revelaciones en las que el autor nos ha desnudado su corazón. La forma provocadora de escribir el blog, con una ortografía propia que recordaba a veces a los mensajes simplificados de la muchachada, no era capaz de ocultar el gran dominio del lenguaje del autor: ojalá yo supiera escribir la mitad de bien y la mitad de certeramente que él. El Planeta Murciano apostó por mantener textos largos, estructurados, originales en medio de la invasión bárbara del corta y pega, y durante años se mantuvo con un número (y una calidad) de lectores que ya lo quisiera yo para mí.

Entiendo los motivos del cierre de Planeta Murciano, de hecho comparto muchos de ellos, y respeto profundamente la decisión. No voy a suplicar que el blog se mantenga abierto (qué mentiroso soy, sí que he suplicado, pero no por aquí). Pero quisiera dejar constancia del gran cariño y admiración que siento por todo el Planeta, y dar las gracias por los muchos buenos momentos que me ha hecho disfrutar. Gracias por todo, y hasta siempre, querido Planeta. 

4 comentarios:

Pepe dijo...

Verdad verdadera. Yo tambien lo siento.

MM de planetamurciano dijo...

Joer...Que cosa más bonica de verdad. Me ha dejao usted muy, pero que muy tocao...Ojalá me pareciese un 10% a lo que usted cuenta.
Gracias infinitas y a ver si un día cayerala breva y pudiera darle un grandísimo abrazo de agradecimiento.

Carlos B dijo...

Cuanta razón junta!!! Huerfanos nos quedamos cada vez más de nuestro escritores favoritos.

PasaElMocho dijo...

Comparto la pena.

Lo de los blogs agonizantes es una verdad irrefutable, y me incluyo.

Y me da vergüenza reconocer que me he enterado del cierre del planeta por este blog. Qué mal follower soy.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores