abril 15, 2014

La puta Jean Grey, de vuelta (otra vez)

Right, right [...] Jean Grey is a sacred cow. At least we agree on half of that. -Emma Frost

A mis casi cuarenta años, sigo devorando cómics como a los quince, y me siento orgulloso de ello. Mucha gente critica a los consumidores de fantasía y ciencia ficción que nuestros gustos son banales y alejados de la realidad, y yo les respondo: si quiero realidad, tengo un montón de ella a mi alrededor: se llama vida, y tengo una llena de sucesos, gracias.

Los cómics de superhéroes son exactamente lo mismo que los culebrones venezolanos, solamente que la mala se llama Lady Deathstrike, por poner un ejemplo, en vez de Doña María Luisa Fernanda de la Concepción y Juárez de Sánchez-Cossío-Vergara-Tlacotepelt. Las historias se alargan eternamente, con amoríos y traiciones, sorprendentes giros "inesperados" del guión que todo el mundo espera, muertes y sobre todo muchas, muchísimas resurrecciones: tantas que se ha calculado que el personaje típico de la Marvel resucita en promedio 2.78 veces por cada vez que muere, entre retornos a la vida en sí mismos, clonaciones, encuentros con yoes pasados o futuros, visitas de realidades alternativas o puro despiste de los guionistas.

Es divertidísimo y además tiene efectos especiales.

Era por tanto inevitable: uno de los personajes icónicos y, en mi opinión, felizmente muertos y enterrados de la Casa de las Ideas, la puta Jean Grey, lleva unos meses rondando de nuevo las tiendas especializadas. Esta vez es una versión juvenil y con pocas tetas de sí misma, desplazada en el tiempo por un cada vez más cretino Hank MacCoy en la esperanza, internamente, de promover la paz de la raza mutante y, externamente, de aumentar las ventas. 

Sí: Jean Grey, la perfecta guerrera psíquica, la pelirroja de fuego, la Fénix original, vida encarnada, mutante omega, fuerza cósmica, calientapollas oficial de la mutantidad.

Puta.



Como todos, fui fan incondicional de la puta Jean Grey en los 80. Aquel vestido de Reina Negra del Club Fuego Infernal y aquellos ratos tan divertidos arrasando sistemas planetarios como Fénix Oscura fueron de lo mejorcito que escribió Claremont y dibujó Byrne: un verdadero placer cósmico. La historia fue creciendo y mejorando hasta un final apoteósico en el que la propia y puta Jean Grey se mataba a sí misma para no ser un peligro para el Universo entero.

Qué bien habría quedado todo si la historia se hubiese mantenido así.




Todo lo que vino después, resurrecciones y romances y jugar con fuego (cósmico) ha estado de más. Con el paso de los años, la puta Jean Gray se ha ido convirtiendo en uno de los personajes más odiosos, cansinos y repelentes del Universo Marvel. Y no solamente lo digo por estar locamente enamorado de su archienemiga, ese zorrón de Emma Frost, sino porque uno se cansa bastante de dei ex machina. Bueno, de que solo se recurra siempre al mismo deus ex machina.

Qué poco dura lo bueno: la puta Jean Grey está de vuelta, con kit nuevo de megapoderes psíquicos en tonos rosados, y parece que se va a quedar un tiempo (que se me hará larguísimo). Vale que ha vuelto de la mano de Bendis, en quien confío ciegamente, así que tendré que darle una oportunidad. Qué puta...



8 comentarios:

PasaElMocho dijo...

Entrada para eruditos porque después de leerla sigue sin quedarme claro quién es esta señorita, si es buena o es mala, de dónde ha salido, qué poderes tiene o contra quién lucha. Sólo sé que se suicida y se resucita

No es que los no aficionados a los comics critiquemos a los fans (que lo hacemos), es sólo que, como con cualquier afición no mayoritaria, todo nos suena marciano y no incita a adentrarse. Pero no te preocupes, peor es meterse en una conversación entre aficionados de ópera, por ejemplo.

Saludos semanasantiles

Sufur dijo...

Es lo que mola del frikismo, ya sea operístico, comiquero, pornófilo o informático: hablar de cosas que nadie entiende ;-)

un-angel dijo...

A mi lo que siempre me corta mucho de engancharme es que cuando me pasan unos cuantos comics para leer siempre parece que son historias empezadas hace cientos de capítulos y a las que llegas con otros tantos cientos por delante porque justamente el amigo-friki de turno te ha pasado "ese pepinazo de momento en el que el super-no-se-cuantos va y lo peta" y no se dan cuenta que no te enteras de ná
Yo seguir-seguir solo seguí las aventuras de un grupo en el que salía una chica llamada "Gata-Sombra" que atravesaba las paredes y un diablillo acróbata azul con cuernecitos y todo y no me acuerdo quien más ( creo que podría estar también esa Fenix que has mencionado tu ) y las aventuras sucedían en los United Kingdom...¿era la patrulla-X o algo así?
Que bonito eso de "si quiero realidad tengo un montón de ella alrededor", ainssss...

newfenix dijo...

No, esa era Excalibur, y no era Jean Grey, era Rachel Grey, una "hija" suya de un futuro alternativo (por preguntar).

A mi me sigue molando Jean Grey, pero a veces la hacen cansina, muy cansina.

un-angel dijo...

¡aaah, siii, Excalibur!...¡muchas gracias!

Gárgamel dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.
A mis cuarentaitantos también me critican que siga leyendo comics como cuando tenía 15 años. Curiosamente la misma gente que es capaz de tragarse Sálvames, Deluxes o todos los partidos de fútbol que den por la tele o retransmitan por la radio así sean de tercera regional.

desgayficando dijo...

Mochuelo con ver las pelis de X Men ya sabes quién es Jean Grey, te veo flojo en el frikismo superheroico / comiquero eh, dicho esto, yo de cómics poquito, y menos series eternas, tengo un buen consejero que me dice lo imprescindible que tengo que leer, tipo V de Vendetta, Watchmen y similares.

Sr_Skyzos dijo...

Siendo Fénix es más que normal que la traigan cada dos por tres, seis; y creo que es la vez que más tiempo lleva muerta, si no contamos a su yo joven.

Que me parece bien, pero vamos, ahora a Hope Summers no la quitamos de enmedio, ¿no?

Casi casi lo mismo que cuando Claremont "rescató" a Rachel Summers, que para hacer lo que está haciendo ahora... en fin, que es que me enamoré de la hija en Excalibur con ese uniforme de cuero y tachuelas, no sé por qué...

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores