marzo 02, 2009

Placeres antiestrés

No, no voy a hablar de ese placer en el que todos estáis pensando, sino de tres pequeñas cosas que me están haciendo mucho bien durante estos días:

1. Repasar viejas lecturas entretenidas:

Dado que últimamente no me dan las neuronas para leer a los clásicos, tengo perfecta excusa para subir al desván de los libros y cómics viejos, pasar el plumero a las estanterías y recuperar tomos de lectura fácil y entretenida, que pueda devorar rápidamente en los ratos de descanso y que me permitan evadirme. Aparte de los relatos cortos de Woody Allen, las novelas de Terry Pratchett y los tebeos de Mortadelo y Filemón, desde ayer estoy teniendo el casi orgásmico placer de releer casi entera la colección de Planetary, una serie de magníficos comic books en los que Warren Ellis y John Cassaday hacen un homenaje a un montón de cosas que me chiflan: el cómic de superhéroes, la ciencia ficción, el pulp, las historias de detectives, las leyendas urbanas y las teorías de conspiración descabelladas.


Planetary es una serie inteligente, llena de guiños sutiles y no tan sutiles al aficionado, y que desarrolla una historia coherente sin dejarse manipular por el mercado: solo 27 números (yo solo he leído los 20 primeros, así que no venga nadie a fastidiarme el final de la serie) publicados con cuentagotas desde 1999 hasta este año. Vamos, no apta para impacientes.

Nota mental: tengo que hacerme cuanto antes con el final de la colección. Amazon me va a nombrar hijo predilecto.

2. Escuchar música:


Es decir, escucharla. No ponerla de fondo mientras hago cosas, sino pararme a escucharla de veras.





Nota mental: Haig Yadzjian, a pesar de ser un señor bigotudo más bien tirando a feo, tiene la voz más jodidamente sexy que he escuchado en mucho tiempo.

3. Frasier:

En un mundo de telecomedias gritonas y estridentes y de humor de caca-culo-pedo-pis (siendo los máximos exponentes actuales de ambas cosas las espantosas series "Aída" y "A ver si llego"), Frasier es un bálsamo para la paz interior y la inteligencia.



Gran parte del éxito de Frasier gira en torno al contraste de los personajes protagonistas: por un lado los dos hermanos Crane, snobs, pedantes y neuróticos, siempre compitiendo entre sí, y por el otro lado la figura del padre, un expolicía retirado y cascarrabias, de gustos más bien vulgares. Completan el reparto los personajes femeninos de Daphne y Roz, la una una inocente fisioterapeuta inglesa y la otra una mundana y algo fresca productora de radio. Ah, y el perro Eddie.

Como tipo pedante y neurótico que soy, conecto perfectamente con los personajes de Frasier y, sobre todo, de su hermano Niles, uno de los personajes más redondos que haya visto en la televisión (la genial interpretación del actor David Hyde Pierce hace mucho a su favor).

Pero lo que hace que me apoye en la serie estos días es que de alguna manera los guionistas se las apañan para hacerme reír y calmarme al mismo tiempo. Se trata de una serie sin estridencias, llena de juegos de palabras y de inteligencia, y al mismo tiempo de sensibilidad. Consiguen hacerme reir de mi mismo, de mis pretensiones y de mis neuras, dejándome un buen sabor de boca. Y en ocasiones los capítulos destilan una melancolía y una delicadeza que llegan a emocionarme (como el episodio en que Niles cena a solas con Daphne, sin que ella sospeche el gran amor por ella que él siente, o el capítulo en que Frasier empieza a salir con una mujer que es exactamente igual que su madre fallecida). Otras veces los capítulos giran en torno a simples malentendidos, el recurso más viejo del mundo, pero no por ello pierden efectividad.

El osezno y yo nos estamos ventilando la serie a razón de una temporada cada cinco días, en promedio. Uno de los mejores momentos del día es cuando pasa la hora de cenar y nos despatarramos en el sofá a ver tres o cuatro capítulos de un tirón. Estoy deseando que llegue la hora de los capítulos de hoy...






10 comentarios:

Nyc dijo...

Aynsss, qué sería de nosotros sin los pequeños placeres!!!!
Preciosa la música, y gracias por recordarme la existencia de Frasier, que con tantas novedades a veces se olvida uno de las viejas glorias

Nils dijo...

joooooooo es que eso de ver series capitulo tras capitulo en el sofá con tu chico es impagable. nosotros ya lo hemos hecho dos veces con Sexo en Nueva York y ahora con Scrubs.

Bruto dijo...

No había oído a ese cantante en mi vida, pero ya estoy buscando su discograía, me ha encantado.

starfighter dijo...

Frasier es una joya. Yo me he disfrutado casi todas las temporadas (me faltan las dos últimas) y son de lo mejor que han emitido. Me encantan la ristra de secundarios, desde la diabólica manager de Frasier hasta los compañeros de éste en la radio. Eso por no hablar de la mujer de Niles: la invisible Maris.

Thiago dijo...

Bueno, no puedo estar de acuerdo en lo de meter en el mismo saco AIDA con A VER SI LLEGO (creo que ya la han dejado de producir), Aida es gritona y todo loque quieras y ahora se ha ido la Machi y la ponen cuando les peta, pero a mi me sigue haciendo gracia. Pq el guión es bueno y el casting tb. cosa que en la otra no.

la verdad es que yo tb. estoy empezando a recuperar el placer de la lectura.... nuse, en que acabará todo esto, jajaja

Bezo

MM de planetamurciano dijo...

Frasier es grandísima y está aguantando fenomenal el paso del tiempo.
Y con respecto a Planetary..¿ No hay un album ke reuna todos los números? Es ke en el mundo del comic estoy muy en plan sibarita...
Opino como thiago con Aida; no compare porke esa serie, enmedio de los caca-culo tiene gags y guionazos buenísimos.

Johny Idea dijo...

Planetary... sí, es estupenda... sobre todo cuando descubres que el asesino es el mayordomo... ups... Por cierto... ¿Qúé era Planetary?

Johny Idea dijo...

Tonterías a parte... yo tengo intención de rescatar del olvido ese otro gran comic llamado Watchmen. Mi reto es leérmelo antes del fin de semana para refrescarme la memoria y compararlo con la peli que se estrena este viernes.

gaysinley dijo...

Que sería de nuestra vida sin eso pequeños placeres diarios... claro que sí, a ver si hablamos, me conecté al msn en alguns ocasiones pero no te encontré, supuse que andas superliado con lo tuyo... bueno, espero que estés todo lo bien que te mereces...

Un besazo amigo mio!

BIRA dijo...

Lo cierto es que son tres maneras bastante sencillas pero seguro eficientes de relajarse: la lectura, la música y las series (en esto soy menos elitista que tú, y puedo tragarme CASI cualquier cosa, con una única condición: que me haga reír hasta las lágrimas).

Nosotros hemos estado esta temporada enganchadísimos a Los Soprano. Le regalé la colección al Costillo por su cumple y todavía no habíamos encontrado el momento de verla. Así que hubo días de pegarnos panzadas de cuatro capítulos... Ahora, que ya la hemos terminado, hasta hecho de menos ver a todos esos mamarrachos desfilando por mi salón.

Besos sin estrés y con muchooooooooo mimo!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores