mayo 21, 2009

Maude

Una de las cosas que deben haber quedado más que suficientemente claras a estas alturas del blog es que soy un ciclotímico de cuidado. Tengo más vueltas que un muelle y más altibajos que una montaña rusa diseñada por un canguro histérico. Prueba de ello es que después de haber pasado unos meses sin tener apenas nada que decir por aquí, ahora se me amontonan los temas. Esto no quiere decir que vaya a aumentar mucho ni la cantidad -por falta de tiempo- ni la calidad -por falta de talento- de mis entradas. Simplemente, que tengo que ponerme al día en muchas cosas.

Una de las cosas que tengo pendiente desde hace ya casi un mes es, por desgracia, un obituario. El pasado 25 de abril moría en Los Ángeles la actriz Bea Arthur. Tal vez pocos la recuerden por el nombre, pero si enseño una foto solamente los más jovenzuelos seguirán in albis:


En efecto, Bea Arthur fue durante algunos años Dorothy Zvornak, la más sensata e irónica de las Chicas de Oro. Su personaje no tenía ni la mala leche concentrada de Sofía Petrillo, ni el descaro putón de Blanche Deveraux, ni las absurdas historias de St. Olaf, Minessota, de Rose Nylund, pero era capaz de comerse la pantalla con una sola de sus miradas escépticas o una de sus frases cortantes y lapidarias. Aunque podía parecer el menor de los cuatro personajes centrales, la serie no aguantó su marcha y el spin-off The Golden Palace, protagonizado por las otras tres actrices en los mismos roles, no duró más que una temporada en antena.

Pero aunque soy un fan incondicional de Las Chicas de Oro y su humor blanco y que algunos calificarían de buenista -Dios, cómo odio esa palabra-, mi mejor recuerdo de Bea Arthur no proviene de aquella serie sino de otra más antigua y radical: Maude.

Una de las cosas buenas de haberme criado como chico de provincias a mediados de los ochenta es haber podido disfrutar de las televisiones autonómicas en la época en que éstas estaban en pañales. En aquellos tiempos ("Sicilia, 1929: una joven y hermosa campesina...") aún no se habían inventado los reality shows y cadenas de bajo presupuesto tales como Canal Sur, Telemadrid y la TVG se veían obligadas a tirar de series viejas norteamericanas y británicas para poder rellenar su programación. Gracias a que en Segovia pillábamos Telemadrid razonablemente bien pude disfrutar de joyitas de la cultura popular viejuna, muchas de ellas en blanco y negro, tales como I Love Lucy, Yes, Prime Minister, Los Beverly Ricos, Alló Alló, Enano Rojo o la propia Maude. Detalles como éste son los que forjan el carácter de un futuro friki.

Maude Findlay era una mujer de mediana edad, casada en cuartas nupcias con un insignificante hombrecillo bigotudo (no, no me estoy refiriendo a Aznar), progesista, votante empedernida del partido demócrata, partidaria del aborto legal, de los derechos civiles y del movimiento feminista. Por desgracia, su carácter agrio y fuerte y su incapacidad para cerrar la boca le llevaban constantemente a meterse en líos que eran el eje central de la comedia.

Maude se emitió durante cinco temporadas a principios de los setenta y fue una comedia atípica por varias razones. En primer lugar, porque se atrevió a plantear cuestiones políticas y sociales que nunca antes habían aparecido en una comedia de situación, tales como el aborto, los derechos de los gays y lesbianas, el divorcio, las madres solteras, los anticonceptivos y un largo etcétera. La segunda novedad de la serie fue montar toda una comedia alrededor de un personaje que se mantenía mortalmente serio casi todo el tiempo. Por una vez las situaciones cómicas surgían del propio absurdo de la vida, no del clásico recurso de la tarta en la cara de alguien. Bea Arthur se hizo famosa como la comediante que no sonreía jamás. Y tuvo mucho éxito, a pesar de que la propia emisora CBS, tal vez incomodada por el contenido de la serie, parecía hacer todo lo posible por boicotear su propio producto con continuos cambios de horario y día de emisión.

En España pude disfrutar solo de una o dos temporadas de Maude, pero fueron suficientes para hacer que me enamorara de esa mujer grandota, canosa y de voz grave. Va por tí, Bea.





5 comentarios:

starfighter dijo...

Tú pillabas Telemadrid, en época de calima nosotros TeleMarruecos. No hay color...

Y sí, Bea era genial.

Thiago dijo...

Nunca vi Maude, aunque si que se quien era esta artista. Ahora ya que hablamos de series antiguas, yo estoy flipando últimamente con una que poenen en Sony, que me encanta, me muero de risa, el otro día por poco me da algo.... Y es ¡¡¡¡ Will y Grace!!!! Es genial.

En fin, RIP por la buena dama. Bezos.

Totó dijo...

Cómo echo de menos la televisión de antes... La anterior a las "Mamachicho", quiero decir.

Nyc dijo...

Pues, o no la pusieron en Canal Sur o me pillaría en uno de esos momentos en que me quito de la tele, porque ni idea de la serie...

rickisimus2 dijo...

Jo, no me acuerdo de haberla visto.

Confieso que me compré Yes, Prime Minister y estuve a punto de comprarme Alló, alló.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores