marzo 12, 2010

Alicia en el país de Central Park

Esto es una amenaza en toda regla: de aquí a unos días, aún no sé cuantos, dedicaré una entrada a enseñar fotos de mi último viaje a Nueva York. Por el momento, lo único que impide que esta amenaza se materialice es la ley de los grandes números: hice cerca de mil seiscientas fotografías y hasta que no las haya clasificado todas no podré hacer una selección con la que torturar deleitar a la concurrencia.

He aquí un adelanto, especialmente dedicado a Allau.

Central Park estaba todo nevado. El frío no nos molestaba demasiado, especialmente después de habernos metido entre pecho y espalda unos huevos a la benedictina que no se los saltaba un gitano en una cafetería de Amsterdam Avenue, y nos pasamos un par de horas deambulando sin rumbo fijo entre los árboles pelados y los estanques helados. Desde la entrada del Museo de Historia Natural nos acercamos hacia el Belvedere, pasando junto al escenario desierto del teatro Delacorte, y atravesando luego hacia la Quinta estuvimos un rato jugando con las ardillas. Después de un rato acabamos llegando al estanque del Conservatory Water. Mis compañeros se sentaron en un banco a descansar y yo continué explorando un poco. Y allí, por sorpresa, me encontré con ella.


Más tarde he sabido que la escultura de Alicia es una de las atracciones más conocidas de Central Park. Sin embargo, en aquel momento fue una total sorpresa para mí: me pareció un detalle completamente encantador, el colofón perfecto para una mañana perfecta. Y aunque intentar fotografiar una escultura de bronce oscuro contra un fondo blanco, en una mañana de invierno, justo cuando acaba de salir el sol, es invitar al desastre fotográfico, no pude resistirme a hacer trabajar la cámara...

8 comentarios:

Allau dijo...

La estatua es kitsch de cojones, o sea que te la agradezco mil veces más. Hasta he dejado caer una lagrimita sobre los narcisos que crecen al borde de la bañera. Si tengo que someterme a alguna vejación, te lo hago por el mismo precio. Un beso.

josep dijo...

Narcisos al lado de la bañera? (empiezo a pensar que no vivimos en la misma casa). Siento que la estatua le parezca kitsch, Allau, porque había pensado poner una réplica en la terraza. Por cierto, HBD, New York merece cualquier tortura: publique las fotos YA!

Fisher Sapphire dijo...

Qué bonita la escultura!!! Cuando estuve allí no la vi, qué pena...

starfighter dijo...

Pues sí, porque he leído más de una vez (básicamente porque no he estado) que es una atracción de Central Park. Y la foto está genial a pesar de los peros.

rickisimus2 dijo...

Te aseguro que es mucho mejor que la foto que hice yo en pleno verano. Claro, que mi cámara es infinitamente peor que la tuya.

hm dijo...

mientras no amenazases a la pobre estatua con cortarle la cabeza...

Peritoni dijo...

Pues esa no la he visto nunca!...

Y yo me corté mucho en publicar fotos del viaje...tú no lo hagas!

QuijoteExiliado dijo...

Pues mira q yo no le hice mucho caso cuando pasé por allí. Me hizo mas gracia la de Andersen.
Pero ahora esta seguro q se pone más de moda con el rollo de la peli :p

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores