marzo 11, 2013

Secretos inconfesables

A lo largo de mi dilatada y mediocre vida he aprendido lo siguiente: todos tenemos oscuras y aberrantes apetencias, y el hecho de que sean aberrantes se debe a que todos tendemos a juzgar con dureza los gustos de los demás. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra: yo mismo admito que a los que me confiesan que no les gusta el chocolate les miro como si formaran parte de la avanzadilla de una invasión extraterrestre con aviesas intenciones. Soy un chocotalibán, lo admito.

En este ejercicio de nudismo espiritual que es el blog, hoy me toca salir del armario y confesar alguno de mis gustos más vergonzantes. Agárrense los machos, contengan las arcadas y pasen a ver mi galería de

SECRETOS INCONFESABLES DEL TODO A 100
(lista actualizada)

Sin un orden concreto:

  1. Messi. Ahora que el detestable mundo del júrgol se está convirtiendo en un anexo de las revistas del corazón, todo el mundo anda alabando la supuesta belleza física de esa muñeca de cera llamada Cristiano Ronaldo, o en su defecto destacando las viriles virtudes de Shakiro Piqué, Xabi Alonso o incluso de Sergio Profidén Ramos. Mientras que puedo estar de acuerdo en alguno de los anteriores casos, especialmente en el penúltimo, mi favorito es sin embargo Messi. Qué se le va a hacer: no es ningún bellezón, pero me parece tan rico... Así como pequeñito y resalao. Me encantan su narizota, su sonrisa de niño pillo, sus grandes orejas y su mirada ligeramente estrábica, entre soñadora y despistada. Me inspira ternura, que es una forma fina de decir que me lo follaría encantado de la vida. 




  2. Fran Perea. Me da mucha vergüenza reconocerlo, pero ahora que el niño repelente que cantaba y aparecía en Los Serrano ha crecido, ha empezado a ponerme palote. Decididamente, con el pelo corto, algo de músculo, barbita y sin la puta guitarra el chico gana mucho. Admito que no me estoy perdiendo ningún capítulo de la serie moña-sobrenatural Luna por verles a él y la Belén Rueda, que me encanta aunque siempre haga el mismo papel.



  3. Ben Affleck. Ahora que por fin ha gando un Óscar, puedo decir que el amigo tontico de Matt Damon siempre me ha erotizado. Es algo así como un guapo de manual, lo que debería descalificarle automáticamente de mi lista de favoritos, pero hay algo en su imagen de eterno perdedor saltando de truño en truño de película que le convierte en humano y hace que me guste. Admito que vi las que posiblemente sean las dos peores películas de la historia del cine, "Las Fuerzas de la Naturaleza" y "Daredevil", solo por ver si Affleck se quitaba la camisa en algún momento. La decepción no tuvo límites.



  4. Pablo Rivero. Jovencito, mediocre actor, lampiño, flaco, rubio y con cara de lechuguino, el hijo mayor de los Alcántara lo tiene todo para NO gustarme. Pero de repente un día le vi en La Caída de los Dioses, desnudándose y arrojándose encima de su madre (en la ficción de la obra) Belén Rueda, y al fijarme en ese poderoso culo sentí que en mis entrañas nacía el amor. 




  5. Los gemelos de Mujeres Desesperadas.  Esto es preocupante. Sufur, el antaño gerontófilo, se está volviendo un asaltacunas con la edad. No sé si es una consecuencia natural de mi viejunez o si se debe al hecho de estar siempre rodeado de jovencitos suculentos, tanto en el campus como en el gimnasio. Los detestables Preston y Porter Scavo se han convertido con los años en... en esto que aparece abajo. Sobran las palabras.


  6. Macario. Vale, ya sé que ni siquiera es un ser vivo. Pero me imagino un buen gañán de pueblo, con esas piernacas peludas y ese narizón, y me entra un nosequé de lo más perturbador...


  7. Carlos Latre. Este es el secreto vergonzante más vergonzante de todos. Se trataba de un humorista gordito que nunca me había ni gustado ni caído bien, hasta que de repente una noche le vi disfrazado de mujer en Señoras Que. Vi un enorme pelucón, un collar de perlas falsas y, debajo, un incongruente pecho peludo que me dejó fascinado. ¡Desde entonces me he dado cuenta de que me gusta Carlos Latre! Decidme: ¿estoy muy enfermo?



  8. Danell Leyva. Va, venga... este no me da vergüenza reconocer que me encanta. A este pedazo de rosbif lo pongo para que no se diga que solamente tengo gustos extraños. El gimnasta más exhibicionista y macarra de los Juegos Olímpicos de Londres, aficionado a hacerse fotos en pelotas con el móvil y colgarlas en Twitter, tiene labios como sofás y ojos negros como pozos de petróleo. Yo creo que debería dejar de una santa vez la gimnasia y dedicarse al porno. Aptitudes no le faltan...












11 comentarios:

starfighter dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
starfighter dijo...

Que buen gusto tienes jodío. Menos el 6, el resto podría entrar perfectamente en mis sueños. El gimnasta me suena muchísimo, la cara digo, se me parece a alguien conocido pero igual es mi mente calenturienta y degenerada.

PD: mira que equivocarme de número... al alzheimer o los calores me perjudicaron...

newfenix dijo...

Ben Affleck ya ha ganado dos Oscars! El primero junto a Matt Damon por el guión de 'El talento de Mr. Ripley' creo recordar!

DiegoC dijo...

No son tan inconfesables,Sufur,yo coincido,en mayor o menor media,con todas tus elecciones.

Moriarty dijo...

Pues hombre, inconfesables, lo que se dice inconfesables, tampoco me lo parecen tanto. Si en la lista aparecieran de Guindos, Luis Cobos o Mario Vaquerizo...

Por cierto, al macarrón que cierra la lista le daba yo hasta mis apellidos.

MM de planetamurciano dijo...

Le recomiendo que vea "De tu ventana a la mía"; ahí Fran Perea sale con un aspecto más maduro y está pero bien rico. Además,creo que tiene más talento del que parece; es cuestión de que alguna vez escoja bien un trabajo.
A los gemelos Scavo, sin ser nada pero nada mi rollo,también les hacía yo un favor...
Lo que nunca entenderé es lo de Messi...Con ese tamaño, es capaz de esconderse en tu prepucio y no lo encuentra usted ni loco..

rickisimus2 dijo...

1.- Sí
2.- No. Aunque ahora se haya puesto buenorro me sigue recordando a los Serrano y no lo aguanto.
3.- Siempre me gustó. Cada vez está mejor.
4.- Este chico se ha metido algo (y no seas bienpensado). Porque pasar de ser el tirillas de cuéntame a estar así...
Pero me pasa como con el 2.- No le aguanto.
5.- Se han puesto buenorros, pero son más feos que pegarle a un padre. Los hay mejores.
6.- No.
7.- De acuerdo 100%. Es más, creo que debe tener algún clon que se dedica al porno.

luzdemercurio dijo...

Pues a mí Pablo Rivero siempre me ha puesto, qué quieres que te diga... Y ahora más, vaya cuerpo... Del resto... no conocía al Danell Leyva, pero google imagenes me ha mostrado todo su esplendor y quién lo pillara después de uno de sus entrenamientos, con los músculos bien calientes... Uf!

Eleuterio dijo...

Me encanta que Pablo Rivero haya criado músculo, que yo lo venía seguiendo desde las priemras temporadas de "Cuéntame" y era muy huesiloca. Ahora está pal crimen.

Vero que te gustan los de grandes orejas...yo me fijo mucho en eso también...y en las narices.

El lúltimo esta correcto. A los mellizos no los conozco. Latre, no sé...

Y el chocolate apesta.

Deric dijo...

Coincidimos en algun gusto, pero por vergüenza no diré cual
;)

Anónimo dijo...

Su lista de usted es tan suya que la verdad, como digo siempre, los gustos de cada uno sólo me hacen imaginar que cara pone usted cuando los devora con la mirada. No quita que piense que alguno está para darle un recadito.
El primer Oscar de Ben Affleck fu por el guión de "El indomable Will Hunting", junto al hoy cuerpazo, prestancia y nada niñato Matt Damon (que sí salía en "El Talento de Mr Ripley", en plan niñato haciendo un papel que no va con su edad).
Un abrazo.
redder_2007@hotmail.com

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores