mayo 18, 2014

Vidas ejemplares de Políticos (VIII)

En ocasión de las inminentes elecciones al Parlamento Europeo, y dentro de nuestro ya clásico ciclo de Biografías Ejemplares,

Hoy: Doña Lemniscata de Pi, demóscopa

Doña Lemniscata nació con una tabla de logaritmos debajo del brazo. Fue la niña número 3705 en nacer aquel año en el Hospital de Nuestra Señora del Epidídimo. Se desarrolló rápido, manteniéndose entre los percentiles pediátricos 74 y 91 de estatura, peso y mohínes entre los 0 y los 161 meses de vida. La suya fue una infancia feliz, en la que se sintió querida por el 83% de sus padres y el 74% de sus abuelos, aunque el 23% de sus tíos le dejaban propinas 34% inferiores a lo estipulado. Terminó los estudios primarios con una nota media de 8.035 y en el instituto se mantuvo dentro del 25% de alumnas más populares, aunque al tener un 42% menos de talla de sostén que la animadora más querida del campus su número de citas quedó un poco por debajo de la media.

Estudió Ciencias Teoilógicas en la Universidad Pontificia de Pittsburgh, con un major en estadística sociológica y un minor en Tarot Macroeconómico. Fue la vigésimo cuarta de su promoción. Durante aquellos años locos perdió un 16% de sus neuronas en fiestas universitarias y mantuvo 3.7 relaciones sentimentales con chicos de su edad, que le dejaron un 32% de insatisfacción debido a que la duración media de sus relaciones sexuales, contando con preliminares, no alcanzaba la media nacional de siete minutos y cuatro segundos, tres décimas. 

Al acabar la carrera, y tras realizar un Máster en Ingeniería Creativa de Cifras, entró a trabajar para el Instituto Nacional de Estadística, donde su primer trabajo fue realizar entrevistas telefónicas a familias al azar para determinar los hábitos modernos en materia de mascotas. Gracias a sus estudios hoy sabemos que el 74% de los españoles no tendría un jabalí en casa, pero el 32.7% ha pensado alguna vez en disecar a su suegra. 

Doña Leminscata dio el salto a la política tras haber publicado un controvertido estudio sobre las previsiones electorales, según el cual los partidos mayoritarios perdían cada uno quince puntos y el nuevo presidente de la nación sería, por abrumadora mayoría, un geranio. Contra todo pronóstico y contra 150 años de tradición de previsiones por parte del INE, doña Lemniscata acertó, lo que llamó la atención de las principales fuerzas políticas del país. A todo esto, los cuatro años de gobierno de don Geranio I, también llamado el Fanerógamo, fueron los de mayor prosperidad jamás vista en el país.

Doña Lemniscata fichó por el Partido Progresista Democrático Por el Bien del Pueblo Llano, una formación conservadora cuyo ideario se resumía en la vuelta al esclavismo y la supresión de todo tipo de derechos de la ciudadanía. Doña Leminscata decidió que creía firmemente en los ideales del PPDPeBPL al saber que éste le ofrecía un 73% más de sueldo que otros partidos de la competencia. Su labor para el partido fue manipular las cifras contables y los sondeos estadísticos, tarea para la que estaba sobradamente preparada dada su formación en ciencias económicas y empresariales, y a ser prácticamente analfabeta.


Con la llegada al poder del PPDPeBPL (en coalición con el Partido Satánico Popular y el Movimiento Obrero por la Legalización del Plutonio), doña Lemniscata ocupó el cargo de Subsecretaria de Propaganda y Consignas. Fue ella quien tuvo la genial idea de hablar de un "incremento negativo de las cifras de empleo" cuando el paro se multiplicó por siete y de afirmar que el 120% de los españoles apoyaba la decisión del Gobierno de sacrificar a todos los primogénitos del país a Chtulhu. Al ser ella el miembro más popular del Ejecutivo, con un 480% de apoyo frente al raquítico 1.2% de apoyo del Presidente del Gobierno (el chef Alberto Chicote), tuvo la iniciativa de provocar un Golpe de Estado, para el cual contó con a adhesión del 33.33% de las Fuerzas Armadas del país. En aquel momento, y debido a una serie de recortes presupuestarios, la Fuerzas Armadas estaban un poco reducidas en número y los otros dos soldados fueron capaces de noquear a doña Lemniscata y sus defensores. 

Y así acabó la carrera política de doña Lemniscata, que siguió la senda a Bruselas de otros muchos fósiles políticos y desde entonces pasa el 17% de su tiempo en el Parlamento Europeo y el 83% restante comiendo ganchitos en las salas VIP de los aeropuertos del país.






5 comentarios:

Dors-seldon dijo...

Es probable que vaya muy desencaminada en mi apreciación del texto.

Me ha gustado porque, para mi, tiene un 30% de Les Luthiers, frente al no despreciable 15% de Eduardo Mendoza, con un interesante 126% de cierta locura, y un incomprensible 50% de realidad, de los que hay un 80% de conocimientos científicos y pseudocientíficos.

Un saludo, y gracias por la lectura.

Sufur dijo...

¡Cielos, tengo visita de la propia Dors Venabili! :-)

Dors-seldon dijo...

No no, yo soy Dors Seldon, la que si se cambió el apellido de soltera cuando se casó con Hari.

Siempre nos confunden, será por algún inexplicable entrelazamiento de universos paralelos...

Nota: En el fondo siempre quise ser Hari Seldon, pero él era un hombre y yo una mujer... me dijeron que era imposible que yo fuera Hari >_<
¿Pero no es imposible que sea un robot? ¬¬'

Sufur dijo...

Yo creo que habría sido mejor que él se cambiara el apellido: "la psicohistoria de Hari Venabili"... ¡tiene fuerza! Y muchas íes ;-)

Driver GT dijo...

Bah, si está comprobado que el 50% de las estadísticas mienten, y el 80% son inventadas.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores