enero 18, 2015

El bombazo

Todo el mundo está hablando del gran éxito televisivo de esta temporada, el reality más popular desde aquella primera edición de "Gran Cuñado". Estoy hablando, como habréis adivinado, del 

¡Mira quién es el millonario que quiere casarse en Gandía con la voz del top chef del gran hermano mayor de mi hijo vip!

Mi concursante favorita es, sin dudarlo, Yólica, la azafata de ferias de ganado porcino metida a taxidermista. Me encantan su desparpajo y esa forma tan suya de aplicar el refranero popular en las pruebas de kick boxing. ¡Y lo que sabe hacer con su vagina en la cocina! Jamás había visto semejante dominio de la papiroflexia. Pese a las acusaciones infundadas, fruto de las malas lenguas, de haber practicado edredoning con Fabio (el legionario antropófago) durante el salto de trampolín, en el programa de la semana pasada mi diosa analfabeta se libró de las nominaciones gracias a los votos de Francia, Alemania y Corea del Norte. Eso sí, todos estuvimos con la incertidumbre y el corazón en un puño durante toda la gala de pedos. Risto Mejide fue, como siempre, muy crítico con las aureolas de sus pezones. Pero la suya -de Risto, me refiero- es una fórmula que ya cansa al teleespectador, que ahora pide algo más sustancioso, como por ejemplo las croquetas de hostia consagrada de Samantha Vallejo-Nágera. Veremos qué pasa en el próximo programa, en el que los concursantes recibirán la visita de la peste bubónica. ¡No puedo esperar a mi próxima dosis!


1 comentario:

Driver GT dijo...

¿Qué era de nuestra vida cuando no había realities? Ah, sí, éramos menos tontucos.

(Mea culpa: veo QQCCMH, pero es el único)

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores