julio 20, 2014

Un amor imposible

Sabía que tarde o temprano podía sucederme. Está en la naturaleza del ser humano. Y mira que no me considero una persona enamoradiza, pero no estoy hecho de piedra al fin y al cabo. Me he enamorado.

Le conocía de oídas, pero nunca había tenido la oportunidad de deslizar mis dedos sobre él hasta hace unos días.

Todo empezó de la forma más inocente posible, con una integral. En concreto, con esta:

\int_0^{2\pi } {\cos \left( {2\theta } \right)} \,{e^{ - iz\cos \left( {\theta  - \xi } \right)}}d\theta

Me tenía intrigado, la maldita. Como todos ustedes sabrán, la solución tiene toda la pinta de ser una función de Bessel de la primera especie y orden 2, pero el término ξ restando dentro del coseno en el exponente me fastidiaba las cuentas; estuve varios días pensando en cambios de variable y descomposiciones en bases trigonométricas para aislar la puñetera ξ, pero que si quieres arroz catalina.

Así que me decidí a pedir ayuda.

Por desgracia, el mejor integrador que conozco está felizmente jubilado y dedicándose a otras cosas con más senos y menos cosenos que lo que a mí me ocupaba. Las integraltafel no me ayudaban y ni siquiera el grimorio supremo, el Abramowitz, tenía la respuesta. Había que recurrir a la inteligencia artificial.

Me descargué el Mathematica.


Media hora más tarde (incluso a la máquina le costó desenmarañar el exponente del mal), tenía mi respuesta:

\int_0^{2\pi } {\cos \left( {2\theta } \right)} \,{e^{ - iz\cos \left( {\theta  - \xi } \right)}}d\theta  =  - 2\pi {J_2}\left( {\left| z \right|} \right)\cos \left( {2\xi } \right)

En efecto, no andaba yo nada desencaminado con lo de la función de Bessel.

Ahora me pregunto cómo he podido subsistir toda mi vida sin el Mathematica a mi lado. Pero el problema es que la versión que me he descargado es sólo una de prueba, válida por 30 días, y la licencia permanente cuesta cerca de mil euros... que no me puedo permitir, evidentemente.

Se trata de un amor imposible.

¡Cómo te voy a echar de menos, mi querido programa mágico!

5 comentarios:

Correhacialaluz dijo...

Uy, que genial, otro que se enamora de programas. Pensaba que era el único.

bueno... tengo una teoría... el tema de las licencias está muy bien. Para las empresas y la gente que saca un rendimiento económico directo del software. Si no es así, considero un poco excesivos los precios. Y por eso, visto que no se lanzan a editar versiones gratuitas, aunque sean con menos funcionalidad, tomo el camino corto y lo descargo por vías no oficiales.

Es como enamorarte de un hombre casado. Vale, nos amamos y estamos destinados a compartir buenos momentos, pero tal vez tenga que ser sin pasar por el altar. Pues con esto lo mismo.

En cinco segundos he encontrado el Mathematica versión 10 para linux, windows 7 y OSX completito y funcional de por vida.

Moriarty dijo...

¿Alguna explicación asequible para el común de los mortales del tipo de bestia matemática con la que estaba usted lidiando? Yo es que a partir del número e me he perdido cual Caperucito por el bosque.

Respecto a su nuevo amor: ¿no le permite hacer descargas sucesivas utilizando diferentes cuentas de correo?

starfighter dijo...

Arameo, me he sentido como si me hubieses contado algo en aramaeo. O babilonio. O chino mandarín. Sólo he captado que estáis hechos el uno para el otro pero como siempre el dinero se ha metido por medio. Maldito capitalismo...

Driver GT dijo...

Ains, el Mathematica... Cuántas horas de carrera con el dichoso programita. ¿Sabes que también te deja programar?

(Por cierto, ¿tú no estabas de vacaciones con el osezno? ¡Deja ya las frikadas, hombre! Jajaja).

desgayficando dijo...

Esto huele a romance de verano, en unas semanas te dejará por otro que tenga dinero para pagar la licencia, así son éstas aplicaciones, pérfidas y malvadas, no te puedes encariñar de ellas

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores