mayo 04, 2010

Apuntes púnicos (II)

El congreso ha comenzado, y súbitamente la cantidad de cosas que contar ha caído en picado; el tiempo ha empeorado, la comida no es muy allá y el hotel es uno de esos resorts playeros alejados del mundo real; si uno quiere moverse a la ciudad tiene que lidiar con los taxistas fenicios:
(en la recepción)

— ¿Podría llamar a un taxi, por favor?

— Claro, señor. En diez minutos viene.

— ¿Cuánto me costará el trayecto a Monastir?

— No debería salirle por más de seis dinares.

(el taxista llega en menos de tres minutos, contraviniendo todas las leyes de la física, muerto de ganas de recoger a un turista incauto)

— Bonjour

— Bonjour

— ¿Cuánto por un viaje a tal sitio en Monastir?

— Taxímetro, señor. Taxímetro.

— Ah, ummmm. Ok, ok...

(el taxista arranca, pone la radio a todo volumen y empieza una carrera de obstáculos llena de volantazos inverosímiles y adelantamientos por la izquierda, por la derecha, por arriba y por abajo. P sería feliz conduciendo en este país de locos de la carretera)

— Si señor quiere, yo le llevo a buen restaurante, amigo mío, muy buena comida.

— No, gracias

— ¿Quiere ver alfombras? Cuñado mío las vende.

— No, gracias

— ¿Cachimba? ¿Dátiles? ¿Artesanía? ¿Pipas, cacahuetes, altramuces? ¿Dos cupones para hoy? Yo llevo.

— No, gracias

(por fin, tras un viaje aparentemente interminable, llegamos a destino)

— Son veinte dinar, señor.

— ¿Cómo veinte? En el hotel me han dicho que no me costaría más que cinco o seis...

— Uuuhhh pero mire taxímetro, señor: marca 24,000 (en Túnez usan tres decimales). Yo hago precio bueno porque usted isbaniyya, amigo.

— Es muy caro

— Suplemento tarifa nocturna, señor

— Pero si son las siete de la tarde... No pienso pagar más de diez dinares.

— Diecinueve

— Once

— Dieciocho

— Doce

— Diecisiete

— Trece

— Dieciséis

— Catorce

— Quince

— Ça va

— Ça va... ¿a qué hora paso a buscarle para volver al hotel?

— Qué pena de vida...




Pese a ello, lo de salir a cenar a Monastir se ha convertido en algo poco menos que imprescindible: decir que el hotel ha visto tiempos mejores es un eufemismo sólo comparable al legendario pero utilísimo "no eres tú, soy yo" que se usa para romper con un novio insoportable. Para colmo de males, internet funciona fatal.

Pero qué queréis que os diga: mi habitación tiene un balcón comodísimo con vistas al mar y todas las noches me duermo con el sonido del frusfrús de las olas. Ahí queda eso.






PD. Ya sé que (casi) todos estáis deseando que me deje de tonterías y hable de los tunecinos. Quien más ganas tiene de que suelte prenda es el osezno, quien no para de preguntarme si hay mucho chulazo por aquí suelo. Pues os jodéis: más allá del Morisco de los Hoyuelos no hay gran cosa que contar. Me dicen que en Monastir hay un cancaneo que pa qué, pero si es así imagino que será en verano, o que los guapos rehúyen este hotel no sea que se les vaya a derrumbar encima en cualquier momento...

14 comentarios:

Eleuterio dijo...

Si no hay fotos no hay reporte.

A por ello...

Eleuterio dijo...

Lo del regateo es algo imposible para mí, me da demasiada vergüenza.

starfighter dijo...

Estaría bien que nos hablases del congreso, los tunecinos, la parte histórica, los tunecinos, el mercadeo, los tunecinos, el ambiente de la ciudad, los tunecinos, el paisaje, los tunecinos...

Sufur dijo...

Las fotos vaan a tener que esperar a mi vuelta... se me olvidó traer el cable de la cámara!

Oyieth dijo...

¿Nunca te ha pasado antes que subes a un taxi y consideras que sean tus ultimos segundos de vida?

Deric dijo...

Recuerdo un viaje en taxi en Túnez, de Hammammet a no sé dónde en que iba sentado en el sitio del copiloto, sin cinturón y con las manos aguantando la puerta para que no se cayera al suelo y yo detrás mientras adelantaba camiones y coches en curvas cerradas a 200 por hora. Terrible!

rickisimus2 dijo...

¡Cuánta perra hay suelta! ¡Solo pensáis en el cancaneo!

MM de planetamurciano dijo...

Si se va a las estaciones de "bus", siempre muy céntricas, salen para todos sitios, se comparten porke son furgonetas pero son muy baratos y las risas y los disparates están asegurados.
Ah, no se pierda la medina de Hammamet!! Dan mucho porculo a los turistas pero es muy chula, y hay un café en la muralla ke LO FLIPAS de bonito.

Sufur dijo...

Yo tampoco sé regatear, Eleuterio. Así de mal me va

Soy un cortado haciendo fotos a las gente, así que poco material gráfico de tunecinos vais a poder ver... :-(

Oyieth, Deric: ¡justito como lo describís!

Mucha perra, mucha, Rickisimus :-)

Jo, muchas gracias por los consejos, señor Mm. El viernes, cuando acabe el congreso, intentaré ir a Hammamet, a ver qué tal. Me estoy acordando mucho de usted porque en el congreso hay un tunecino que creo que le encantaría... :-D

PD. qué palabro de verificación más apropiado: "menta"

peritoni dijo...

Cables de cámara mu barratos senyor...

A ver esas fotos ya!

Don Otto Más dijo...

Qué perezaaaaaaaaa el rollo norteafricano... no sé porqué coño se fueron los romanos y dejaron paso a los otros... Pero eso sí, gonito es un rato ^_^
Muy mal lo del cable de la cámara ¬¬

Don Otto Más dijo...

He pues mal ese por qué xD

MM de planetamurciano dijo...

Hágale fotos!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

¿Que regateas mal? No me lo ha parecido:-), y eso que te hizo precio de Isbaniyya...pero bueno quince dinares, que serán, ¿tres euros? Quéjate, y un balcón con vistas al mar, abierto...por el que puede entrar Alí Babá completely naked:-).
Sube fotos del tunecino del congreso, please, o en su defecto, dí que es como Omar Sharif de joven:-)...¿Tiene blog, messenger?:-)
Besotes

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores