diciembre 02, 2010

Cuestión de óptica

Dicen en el telegiornale que en Toscana este ha sido el mes de noviembre más lluvioso de los últimos veinte años. No sé si será cierto, pero yo nunca había visto el Arno tan alto. Durante el día hace más honor que nunca al apodo que yo le puse durante mis años toscanos: il fiume Caffè Latte. De noche es un espectáculo de remolinos reflejando de forma cambiante las hileras de farolas del Lungarno. Claro que nada de eso se nota en estas fotos de larga exposición:



Es impresionante constatar cómo una superficie líquida turbulenta se convierte en un espejo pulido con apenas dejar abierto el obturador diez segundos. En esta vida, todo es cuestión de óptica y de escalas de tiempo.

7 comentarios:

MM de planetamurciano dijo...

Pos será cuestión de optica, pero a mí no me salen las fotos tan chulas como a usted!

ChicoTóxico dijo...

... y de quedarte MUY QUIETO!!! XD

Mocho dijo...

Qué poca gente de cruising un miércoles a las dos de la mañana, ¿no?

Sufur dijo...

Solo yo, Mocho :-(

PD: palabra de verificación: pollog

Peritoni dijo...

Y del color del cristal, ¿recuerdas?
En tu caso amarillo!, ;-)

rickisimus2 dijo...

Me gusta tanto el estacionario como el instantáneo. Cada uno tiene su propia forma de belleza.

Romek Dubczek dijo...

wow, magnificas fotos. Yo me acuerdo del Arno en Florencia pero no se veía tan bonito. Quizás fue porque yo era adolescente y sólo miraba a los policías.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Adoradores